Julio 21, 2016

Cambios en el negocio: cómo planificar y comunicarlos

Aprende cómo hacer que los procesos que modifican la organización o forma de trabajar en tu Pyme sean exitosos desde el comienzo.

La mayoría de los cambios pueden planificarse, desde la forma en que se realizan las ventas y facturas, hasta el cambio directivo de una organización. Planificarlos hará fácil su implementación y mejorará la confianza de tus trabajadores.

De acuerdo a Tina Rosenfeld, directora de empresas y profesora del sexto Curso CLIC: “¿Cómo enfrentar los cambios en mi negocio?”, el primer paso para determinar qué cambio y cómo se implementará “es entender para qué quiero hacer el cambio. Dependiendo de eso, tengo que definir los pasos a seguir, las personas que involucro, la organización y, después, evaluar si las modificaciones fueron exitosas”.

Tipos de cambios

Todos los cambios que son legales y financieros pueden ser más fáciles de planear, ya que de por sí hay ciertos pasos por los que hay que pasar y que, por lo tanto, dan tiempo para organizar cómo se va a comunicar al equipo. Asimismo, hay ciertos plazos de implementación que sirven para aprender qué implica la modificación, de manera de incorporar los conocimientos que sean necesarios.

También existen cambios imprevistos, como la implementación de un nuevo proceso de venta, el cambio de oficina o, incluso, el cambio de administración, que son un poco más difíciles de planificar, pero que sí se pueden organizar.

Consejos para enfrentar y trabajar un cambio

Tal como lo explicó en el sexto Curso CLIC, Tina Rosenfeld propone:

  1. Marcar hitos: Tiene que haber ciertas acciones que definan el cambio. Esto puede ser en los roles del equipo, en las herramientas utilizadas, los productos que se ofrecen, la marca y muchos más. Lo importante es que todos conozcan estos “hitos” y que sepan que es algo definitivo, de manera que se note el avance en el cambio.
  2. Definir un equipo que lidere el cambio y comunique el proceso: Además del dueño del negocio, debe haber gente que conozca todo el cambio de manera que pueda ayudar a aclarar preguntas, recibir ideas, sugerencias y quejas de parte del equipo y los colaboradores.
  3. Revisar cómo el cambio afecta a las otras personas de la organización: Hay que preocuparse de dar confianza y seguridad al equipo respecto del cambio, de manera que puedan comprometerse con éste y colaborar con el proceso. “Si el dueño de la Pyme está inseguro o tiene miedo al cambio, el equipo lo va a sentir y eso no ayuda”, explica. Por lo demás, “la gente prefiere que le repitan las cosas muchas veces antes de no saber nada”, concluye.

¿Has pasado por algún cambio en tu Pyme? Cuéntanos cómo fue tu experiencia registrándote y comentando en Comunidad Empresas.