Con 18 años de esfuerzo, la conectividad es otro ingrediente del Rey de la Once, elegido como la Pyme destacada de 2018 por el Ministerio de Economía. 

Éxito de la Pyme

“Uno no es lo que tiene si no lo que da. Las lucas van y vienen, pero los recuerdos y los bellos momentos no tienen precio”. Así define el éxito Gonzalo Montenegro (36), hombre tras la amasandería SuperPan, que este año ganó el programa “Almacenes de Chile” de Sercotec. Además, en junio fueron reconocidos como la Pyme destacada 2018 por el ministro de Economía, José Ramón Valente, quien viajó personalmente hasta el negocio ubicado en Quinta Normal para premiarlos.

Con 18 años de esfuerzo y dedicación, esta empresa es uno de los negocios de pan más fuertes en Santiago, donde a pesar de la competencia de supermercados y minimarkets se distingue en la comuna debido a su potente rol social. “Cuando chico, con mi mamá sufrimos harto y pasamos mucha necesidad. Por eso, me gusta ayudar a la gente siempre que puedo, organizamos eventos y bingos. La otra vez a una vecina se le quemó la casa y yo me puse con 500 panes”, ejemplifica Gonzalo, agregando que en estas actividades siempre recibe el apoyo de Carabineros y Bomberos: “son mis partners”.

“Uno no es lo que tiene, sino lo que da. Tienes que preocuparte de tu entorno, eso es clave para el éxito. Las lucas van y vienen, pero los recuerdos y bellos momentos no tienen precio”.

Su historia

Gonzalo asumió otro rol cuando su padre falleció. Para salir adelante y solventar los gastos de la casa, comenzó a ayudar a su mamá: ella hacía panes y él los repartía en distintos locales de la comuna. Como no tenían dinero, siempre salía con la misma polera —una de Superman— ganándose un sobrenombre entre los mismos trabajadores del rubro. “Me decían ´mira, ahí viene el SuperPan´. Al principio, me daba un poco de vergüenza, porque no tenía para otra polera. Pero con los años me di cuenta de que amaba hacer pan y, como mi apodo era tan conocido, lo mejor era tener mi propio local”.

Hoy se definen como “los expertos en onces”. Gonzalo, junto a sus cuatro trabajadoras entran a las 08.00 de la mañana para hacer el pan. El local abre al público desde las 15.30 hasta las 00.00 horas, todos los días, “de lunes a lunes”, dice. Diariamente, elaboran 120 kilos de pan, llegando el fin de semana a producir 150 kilos. Para coordinar todo y estar siempre conectado al negocio, Gonzalo Montenegro confía en Entel Empresas. “Soy Entel desde siempre. Soy Fan, soy cliente móvil y eso me mantiene en contacto con todos mis clientes, sobre todo hoy que todo es por el teléfono”.

¿Cómo lo hizo?

Para hacer realidad su sueño y sacar adelante a su mamá y hermana pequeña, a punta de esfuerzo consiguió un préstamo para realizar la inversión inicial: “Le pedí un millón de pesos a un tío de Estados Unidos. A fines de 1999 y principios del año 2000, partimos con SuperPan. Hoy ya tenemos 18 años haciendo panes y pasteles dulces”.

Recuerda que al principio fue muy difícil poder consolidarlo, debido a que tener un negocio de comida requiere de permisos especiales. “Fue complicado, es un ritmo fuerte, y a veces mi cuerpo no rendía para hacer tantas cosas. Pero, te acostumbras”, dice. Luego de instalar el negocio recibieron aporte estatal de Sercotec. La institución, afirma Gonzalo, “aportó capital, asesorías, me gané proyectos. Me dieron dos millones en máquinas e insumos y la creación del logo”.

Proyecciones

Entre las cosas que espera Gonzalo, una de ellas es “trabajar menos, ayudar más, tal vez en un futuro poder estudiar en la Universidad o en un instituto”, dice. También comenta que le gustaría “entregar productos con sello propio y dar asesoría social. Igual ya es una satisfacción que los clientes digan ´Aquí SuperPan, la amasandería que entrega más que economía al país´”.

Si bien, le han ofrecido ser concejal y alcalde, su sueño es seguir ayudando a la gente de la comuna desde la participación de SuperPan en eventos a beneficios. Solo espera que esto se mantenga en el tiempo y que el negocio familiar le siga dando los frutos que ha dado hasta hoy para seguir siendo “el rey de la once y hacer feliz a la comunidad”, finaliza.

Leer más
ver todas las #historiaspyme_