Con su negocio de decoración y reposición de flores para casas, oficinas y eventos, Andrés Sánchez da vida y alegría a los espacios de sus clientes.

Éxito de la Pyme_

Carrito de Flores es un servicio de decoración y reposición de flores para casas, oficinas y eventos, principalmente, y también para ocasiones especiales, como matrimonios con ramos de novias. Andrés Sánchez (35) creó el negocio en 2013 y dice que ya se siente seguro con su emprendimiento, porque hoy “Carrito de Flores se sustenta en la confianza de mis clientes, algunos desde el comienzo, otros que llegaron después y algunos que se han ido, pero luego han vuelto”. Pero, lo más importante para él, es que trabaja “de forma personalizada, me doy el tiempo de escuchar al cliente, saber lo que busca y guiarlo por el medio de las sensaciones”, explica, por lo que hoy ya sabe lo que quieren sus consumidores. Asimismo, Andrés siente que la perseverancia, la minuciosidad y constancia lo ha ayudado a mantener y hacer crecer su Pyme; junto al apoyo de su círculo cercano y un equipo de confianza.

“Mi celular es todo y estando conectado con Entel puedo tener mi oficina conmigo siempre”.

Su historia_

Andrés es actor de profesión y, si bien, ama su trabajo, desde pequeño las flores fueron parte de su vida. “Carrito de Flores nace para suplir las necesidades del entorno que me rodeaba, a mucha gente le gustan las flores y tenerlas en casa, pero no tenían el tiempo para comprarlas. De esta forma empecé, primero por mi familia, luego amigos, después por la cuadra de mi casa, y ahora hago manutención de arreglos florales para oficinas, hoteles, tiendas, spa, clínicas, eventos e, incluso, ramos de novia”, cuenta. Hoy, Andrés sigue actuando, pero con su emprendimiento encontró otro nicho que se ha transformado en un pilar importante como sustento económico, y “en otra pasión, por los colores y naturalidad que otorgan las flores”, agrega.

¿Cómo lo hizo?_

“Creo que iniciar un negocio implica temor, por no saber qué puede pasar”, confiesa el dueño de Carrito de Flores. Sin embargo, agrega que tuvo la suerte de contar con amigos y familia que lo ayudaron en el proceso, no necesariamente con dinero, sino que con consejos y tiempo. Además de lo que aprendió de decoración durante sus estudios y en casa, Andrés apoyó su crecimiento en el mundo de los arreglos florales con tutoriales de Internet y visitas a diversas florerías. “Me fui nutriendo de lo que observé. Soy un autodidacta de las flores”, explica, y cuenta que al comienzo sólo trabajaba con una sola variedad de flores, pero pronto entró más al mercado y se diversificó. Hoy, Carrito de Flores trabaja principalmente por Internet, a través de su Fan page de Facebook, su cuenta de Twitter y su Instagram, en donde muestra lo que hace y contacta a clientes. “Trabajo mucho con mi teléfono, mi celular es todo, ya que paso mucho en terreno y lo uso para ubicarme, o simplemente para que se comuniquen conmigo”, afirma, agregando que una conectividad permanente es clave.

Proyecciones_

Carrito de Flores ha tenido un desarrollo muy importante en el último año. Hoy ofrece sus servicios con planes de decoración y mantenimiento de flores con precios estándar, de acuerdo al tipo de servicio que requieren sus clientes. Por ejemplo, de acuerdo a la persona, crea planes de arreglos y reposición de flores, que puede ser semanal o quincenal, dependiendo de las necesidades de cada uno. Se contactan por alguna de sus redes sociales o por mail y luego acuerdan una reunión para conocerse. Está siempre con algún proyecto nuevo, pero en el futuro, Andrés pretender llevar su negocio al plano físico, instalando un lugar especial en donde exponer todas las cosas que puede hacer con las flores. “Este emprendimiento es toda mi historia, ha sido todo mi aprendizaje de vida y las ganas de seguir creciendo con grandes proyecciones”, finaliza.

Leer más
ver todas las #historiaspyme_