Alejandro Canales rescata maderas de las casas dañadas por el terremoto del 27F para darles nueva vida y transformarlas en lindas piezas de diseño.

Éxito de la Pyme_

Por su belleza, profundo color, densidad y resistencia, el roble chileno es una de las maderas más nobles para la creación de mobiliario. El problema es que es muy escasa y difícil de obtener. Por eso, cuando Alejandro Canales habla sobre la buena acogida de los diseños de Fusioon Design no duda en destacar el valor que significa, para los clientes, que se reutilice y se le dé nueva vida a esta madera tan valorada. “En cada una de nuestras creaciones hay una herencia cultural, histórica y patrimonial que hacen que cada pieza sea única”, explica. Agrega además que “el roble lo trabajo sin manipularlo demasiado, destacando sus imperfecciones e irregularidades. Esta estética rústica y artesanal ha sido lo más apreciado por nuestros compradores”.

Su historia_

El 2013 el diseñador se encontraba trabajando en Santiago. “Siempre tuve ganas de tener mi propio negocio, así que ese año desarrollé junto a un compañero un emprendimiento digital. Lamentablemente nos quedamos sin fondos y ahí decidí retornar a Cuaquenes, mi ciudad natal”, cuenta. En ese entonces, caminando por su localidad descubrió lo común que era ver ruinas del 27F. “Me quedó dando vuelta cómo darle un nuevo uso a estos materiales. Tiempo después, mientras trabajaba en el jardín de mi casa, se me ocurrió crear un macetero con esta madera. Esa fue la semilla de Fusioon Design”.

“Internet es nuestro principal canal de difusión y contacto con los clientes. Por eso, tener una buena conexión resulta fundamental para crecer en las ventas. Además como estoy entre Santiago y Cauquenes, o en reuniones, siempre tengo mi celular a mano. Trabajo conectado revisando mails, cotizaciones y mensajes”, destaca Alejandro.

¿Cómo lo hizo?_

Antes de iniciar formalmente su Pyme, Alejandro se concentró en investigar el mercado y luego en la creación de prototipos, donde su familia y amigos fueron los primeros en entregar recomendaciones. El paso siguiente fue iniciar la gestión del proyecto a comienzos de 2015. “Al emprender hay que hacerlas todas, sobre todo porque los recursos son limitados y los equipos pequeños. Tuve que aprender de estrategia, administración y marketing, competencias que no son específicas de mi área”, comenta. Las redes de contacto, cuenta,también fueron clave: “busqué asesorarme en diferentes temas a través de amigos o profesionales conocidos. Además, para conseguir el material había que golpear puertas y hablar con la gente”. En cuanto al financiamiento, al comienzo fue propio y a medida que comenzaron las ventas se han ido inyectando nuevos fondos.

Proyecciones_

A pocas semanas de cumplir un año desde que inició Fusioon Design, Alejandro Canales se siente listo para que su negocio pueda seguir avanzando. Su proyección es dar a conocer su imagen de marca, transformarse en un referente dentro del circuito del diseño y encantar a un público más masivo. “Quiero comenzar a participar el ferias junto a mi Pyme y difundir en los medios contenidos asociados a nuestras creaciones. La principal proyección para 2016 es ganar nuevos clientes y hacernos conocidos dentro del nicho del diseño y la decoración”, enfatiza. Es por eso que hoy el diseñador se encuentra en Santiago, organizando reuniones y participando en diferentes actividades. En relación a su taller en Cauquenes, también visualiza continuar escalando con su trabajo. El dueño Pyme espera inspirar con las maderas nuevos objetos decorativos, probando formas y texturas para seguir encantando a los clientes de Fusioon Design.

Leer más
ver todas las #historiaspyme_