Junio 2, 2017

Pausas activas: ¡relaja tu cuerpo en el trabajo!

Estas actividades rompen la rutina laboral y pueden contrarrestar la falta de movilidad producto de las tareas propias de oficina.

Por: Núcleo Emprendedor, de Mutual de Seguridad.

Llamamos pausa activa a periodos cortos de ejercicios físicos planificados dentro de la jornada laboral, como actividad muscular compensatoria planificada.

Quienes pasan largas horas sentados tienden a presentar malestares físicos e incluso en algunos casos, sicológicos, por lo que estos ejercicios en el trabajo toman un rol relevante al momento de mejorar la productividad, bajar los niveles de ansiedad en los trabajadores, reducir las licencias médicas (estrés, lumbagos, tendinitis, etc.) y mejorar el clima laboral.

“Durante ciertos periodos de tiempo estamos sometidos a un ritmo de trabajo acelerado y vivimos bajo constante presión. Esto genera diversas consecuencias para la salud, como molestias por la tensión muscular, dolores de cabeza, falta de concentración y, a la larga, desmotivación en el trabajo”, asegura el director de la Unidad de Calidad de Vida de Mutual de Seguridad, doctor Christian Vuskovic. Es por ello que para contrarrestar esto, recomienda una serie de ejercicios.

Cuello y Cabeza

  • Gira la cabeza hacia el lado derecho hasta que tu mentón quede en la misma dirección del hombro. Inhala, cuenta hasta 10 y haz el mismo movimiento al lado contrario. Repite esta acción 5 veces.
  • Evita girar tu cuello de forma brusca o llevarlo hacia atrás, porque así comprimes las cervicales.

Hombros

  • Sentado con la espalda recta apoyada en la silla, trabaja los hombros.
  • Primero súbelos y llévalos hacia delante varias veces, dibujando suaves círculos con el movimiento. Luego repite el ejercicio en sentido contrario. Estira los brazos al frente y luego mueve tus manos y muñecas, repitiendo el ejercicio en distintas direcciones.

Espalda

  • Mantén la espalda erguida y apoyada en el respaldo de la silla mientras estás trabajando. Estira tu espalda cada cierto tiempo, sentado con los pies paralelos en el suelo, dejando caer el tronco sobre las piernas, mientras tu cabeza cuelga entre ellas. Respira profundo mientras realizas este ejercicio, para así liberar tensiones.

Pies

  • Sentado en tu silla, apoya cómodamente los pies en el suelo.
  • Levanta y baja la punta de los pies lo más rápido que puedas. Repite unas 15 veces.

Piernas

  • Sentado en tu silla, apoya cómodamente los pies en el suelo.
  • Eleva una pierna y comienza a realizar semicírculos con ella 5 veces. Luego hazlo con la otra.

¡Mantente activo! Comparte estos consejos de la Mutual de Seguridad con tu equipo de trabajo.