En sólo dos años, este negocio de animales exóticos que comenzó vendiendo accesorios, ya tiene e-commerce, tienda, servicios de veterinaria y hotelería.

Éxito de la Pyme_

Pablo Terraza, Valentina Muñoz y Gabriela Ortiz conforman Bigos, negocio de animales exóticos que en tan sólo dos años logró ser un e-commerce con despacho a todo Santiago y una tienda física, con veterinaria y hotelería. Según Valentina, encargada de marketing y ventas, el éxito se debe a una combinación de características: “los clientes valoran el precio accesible; pero también aprecian los servicios adicionales, como la entrega a domicilio, la atención médica y que podamos cuidar a sus mascotas cuando salen de vacaciones”. Por otro lado, Gabriela, veterinaria del negocio, destaca que “Bigos es una tienda especializada, donde entendemos los productos que vendemos y podemos recomendarlos según la mascota o situación, ya que también compartimos el amor por los animalitos”. Pablo, a cargo de la administración, añade que otro gran plus de la Pyme es que “además, estamos siempre conectados para responder sus dudas.

“En Bigos somos una tienda especializada, donde entendemos los productos que vendemos y compartimos el amor por los animalitos exóticos”

Su historia_

Bigos nació en 2014, gracias a las mascotas de Valentina y Pablo. “Cuando llegaron nuestras primeras chinchillas (Don Bigo y Luna) no encontramos hábitat para ellos. En otros países habían de muchos tipos, y también distintos alimentos, juguetes, y otros, pero al buscar en Santiago no encontrábamos nada”, cuentan. Ahí descubrieron que existía un nicho y una necesidad, así que buscaron productos y accesorios específicos, que inicialmente ofrecieron en una plataforma online. De esa forma encontraron personas que compartían sus intereses y que más tarde se transformaron en su público objetivo. El resto se dio naturalmente: “cuando abrimos el primer local notamos lo desgastante que puede ser iniciar un proyecto, así que tuvimos que tomar una gran decisión y dejar nuestros trabajos para dedicarnos al 100% a la tienda”, recuerda Valentina.

“Con Entel Empresas nos conectamos en todo momento para responder consultas, hacer pagos, gestionar pedidos y manejar las RRSS del negocio”, destaca Valentina, socia y fundadora de Bigos.

¿Cómo lo hizo?_

Al principio eran sólo Valentina y Pablo, y cada uno tenía su trabajo en áreas no relacionadas con Bigos. Empezaron usando sólo sus ahorros y dedicándole el tiempo libre que tenían. Pero el negocio creció y “hay que atreverse a dejar el trabajo y arriesgase, de lo contrario te quedas en la zona de confort y no ves surgir tu idea”, cuenta Pablo. Asimismo, Valentina complementa que, “nosotros no nos propusimos tener una tienda, todo esto se fue dando, creciendo y, por lo mismo, hemos debido ir mejorando continuamente”. Se abrió entonces una nueva etapa, en donde ambos debieron aprender cómo llevar un negocio propio. De a poco estudiaron de administración, contabilidad, marketing, atención al cliente, donde “los Cursos CLIC online de Entel Empresas, que además te ahorran tiempo, han sido de gran ayuda para comprender muchos temas”, rescata Pablo.

Proyecciones_

En dos años lograron crecer en todo sentido. Tienen mayores ventas online, se trasladaron a una tienda física más grande, tienen una camioneta para los despachos y trabajan con una vendedora que los ayuda. Actualmente, Bigos se sustenta sola y sigue en plan de crecimiento. Los socios cuentan, además, que parte de las utilidades se reservan para comprar más equipamiento, “ya lo hicimos con nuestro furgón de despachos, que quedó genial”, comenta Valentina, pero agrega que siempre se necesita más. El desafío actual es “terminar de consolidar los servicios de veterinaria y hotelería en nuestra tienda, con más equipo, así como espacios grandes y cómodos para los animales”, comenta Gabriela. Asimismo, todos ellos ya saben lo que quieren para el futuro de Bigos: “la idea es dar paso a una nueva sucursal, pero fuera de Santiago.

Leer más
ver todas las #historiaspyme_