x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Cómo emprender con un Food Truck
Febrero 27, 2017

Cómo emprender con un Food Truck

34,249

¿Te gustaría tener un carro de comida? Aprende sobre esta tendencia y ¡atrévete!

El negocio de los Food trucks crece cada día más en Chile y, para muchos, se ha vuelto una gran opción para emprender o para hacer crecer su empresa. Y aunque se ve relativamente simple de llevar a cabo, hay ciertos permisos y estándares que son indispensables para poder trabajar con un carro de comida.

Primeros pasos

Los expertos dicen que, a nivel de inversión, tienes que pensar en gastar desde cuatro millones de pesos en adelante, dependiendo del carro y los implementos que necesites.

Una vez considerado eso, debes saber que un Food truck no puede instalarse en cualquier esquina, sino que debe ser bajo el alero de un evento u organización (mall, plaza de bolsillo, etc.), y para eso también debes cumplir con ciertos requisitos sanitarios. Algo confuso para algunos, ya que todavía existe un vacío legal en cuanto a la norma.

Hoy en día sólo hay leyes que incluyen para carros de completos, sopaipillas, café y mote con huesillo. Sin embargo, se han hecho algunas modificaciones que ayudan a regular a los Food trucks en los artículos 74 y 75 del Reglamento Sanitario de los Alimentos, en donde se indica la obligatoriedad de contar con sistemas de refrigeración, depósitos de agua potable y acceso a servicios higiénicos, entre otras cosas.

Esos artículos tienen la información básica que todos los carros de comida deben cumplir para poder funcionar. Teniendo todo eso en orden, se puede pedir un permiso provisorio del Seremi de salud correspondiente, para poder vender alimentos. En Santiago se puede obtener por Internet o presencialmente.

Ten en cuenta que necesitas, también, una patente municipal, que en algunos casos puede ser pagada por la productora u organizador del evento o lugar en donde te vayas a instalar. Es algo que debes ver caso a caso.

Descubre aquí la realidad de la mujer emprendedora en Chile

Santo Gusto, gatronomía gourmet

Soledad Allendes y Marcelo Pizarro son pareja y crearon la marca Santo Gusto en 2015. Las ganas de tener un emprendimiento los llevó a partir con un carrito de comida para eventos pequeños, que en menos de un año creció.

Antes de atreverse, “estuvimos unos seis meses investigando, fuimos a ferias, miramos los carros y probamos la comida. Hicimos un estudio de mercado y vimos la oportunidad de crecimiento en los Food trucks”, recuerda Marcelo. Para él, lo importante es tener muy claro el modelo de negocio, cuidar el marketing, el posicionamiento en los buscadores de internet y redes sociales y, por sobre todo, cumplir con las normas existentes.

“Cuando se piden los permisos provisorios es fundamental la transparencia, que realmente vendas lo que dices que vas a vender, porque pueden ir a fiscalizar en cualquier momento”, explica el dueño de Santo Gusto. Y es que para obtener un permiso no necesitas demostrar nada ante el Servicio de Salud, pero ellos pueden ir a revisar tu negocio sin aviso y multarte o cerrarlo si no cumples con las exigencias.

Actualmente puedes encontrar a Santo Gusto en el jardín del Planetario Usach. Conoce otros eventos y locaciones siguiendo su Facebooke Instagram.

Yam Bagels

 Juan Pablo Cruz, Daniel Saavedra y Nelson Socias son los dueños del primer carro de bagles en Chile, Yam Bagles, que nació luego de que todos ellos vieran las posibilidades del negocio de los Food trucks en otros países.

Teniendo en cuenta la dificultad de manipular alimentos y cocinarlos, ellos optaron por algo más eficiente. Optar por los bagles “es fácil, porque llegamos con las cosas listas, sólo tenemos que montarlas, por lo que bajamos mucho el tiempo de reacción”, explica Juan Pablo.

Partieron hace un año y medio y hoy, incluso, llegaron a Iquique, donde están actualmente en el Mall, pero pronto vuelven a Santiago, a trabajar en más eventos y ferias. Sobre cómo consigue los espacios para trabajar, Juan Pablo cuenta que ser parte de una asociación, The Street Food Caravanne, los ayuda a mejorar sus posibilidades de participar en distintos eventos, especialmente porque se organizan con los otros Food trucks para no ser competencia directa.

Encuentra a Yam Bagels en Mall Plaza Iquique y síguelos en Facebook.

Consejos adicionales

Como no existe una legislación vigente, la mejor opción para guiarte en el negocio de los carros de comida es la Asociación Chilena de Food truck A.G, quienes tienen la información más actualizada sobre las regulaciones que hay y en las que se trabajan.

Asimismo, ser parte de grupos de carros te ayudará a conocer a más gente que es parte de este mercado, mejorando tu red de contactos y posibilidades de trabajo. Algunas de ellas son Food Truck Chile y Club de Food trucks.

Si quieres conocer cómo se trabaja en este mercado, recientemente se abrió un espacio en donde los carros son protagonistas: Jardín Mallinkrodt, en donde cinco Food trucks ofrecen sus preparaciones durante un mes y luego se renuevan.

¿Crees que tu emprendimiento puede crecer con un Food Truck? Regístrate en Comunidad Empresas y comenta.

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail