x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
¿Cuál es la diferencia entre un contribuyente de primera y segunda categoría?

¿Cuál es la diferencia entre un contribuyente de primera y segunda categoría?

Una de las dudas legales más habituales al emprender un nuevo negocio está relacionada con el pago de los impuestos. ¿Quién debe tributar como un contribuyente de primera categoría? ¿Y de segunda? ¿Cuál es la diferencia? Si te estás haciendo estas y otras preguntas relacionadas, no te preocupes, porque en este artículo te vamos a explicar todo de una forma sencilla y fácil de comprender.  

 

¡Conoce cómo construir tu plan de negocios de forma efectiva y lo que no te puede faltar!
 

En nuestro país, todas las personas que obtienen ingresos de una actividad laboral deben pagar impuestos, ya sean personas individuales o empresas. La clasificación de los impuestos está a cargo del Servicio de Impuestos Internos, que en la actualidad ha determinado dos tipos de contribuyentes, los de primera y segunda categoría.

 

Los contribuyentes de primera categoría gravan los ingresos provenientes de una actividad empresarial, ya sea de empresas comerciales, industriales, de servicios, extractivas, agrícolas y cualquier otra que contemple la Ley de la Renta. Aunque pueda parecer lo contrario, este tributo se basa en el tipo de renta y no en el tipo de persona (natural o jurídico). 

 

Además de los ingresos obtenidos a partir de cualquier tipo de actividad empresarial, también se consideran contribuyentes de primera categoría aquellas personas o empresas que obtengan rentas de capitales inmobiliarios, así como pensiones recibidas, bonos, dividendos, intereses, depósitos de dinero, rentas vitalicias, etc. 

 

Y, ¿qué es un contribuyente de segunda categoría?

 

 

Los contribuyentes de segunda categoría son todos aquellos que obtienen ingresos o rentas del trabajo dependiente, es decir, aquellos que trabajan para una empresa y reciben a cambio un sueldo base, dietas, gratificaciones, participaciones, honorarios o cualquier otro ingreso. También se consideran contribuyentes de segunda categoría todas las personas naturales que desarrollan actividades profesionales independientes basadas en un servicio (boletas de honorarios). 

 

¿Cuánto es el impuesto de primera categoría?

 

 

En la actualidad no existe una tasa fija para todos los contribuyentes de primera categoría, pues la cuantía, establecida por un porcentaje de los ingresos, depende tanto del tipo de empresa como del régimen tributario al que pertenezca. Con la nueva Ley de Modernización tributaria, el impuesto de primera categoría se divide en 4 grupos: 

 

  • Pro Pyme General: régimen tributario de primera categoría con una tasa reducida del 25% de la base imponible, indicada para micro, pequeñas y medianas empresas que en los últimos tres años no excedan las 75.000 UF anuales. En este régimen se tiene derecho a un 100% del crédito a la hora de realizar la declaración como persona natural, en la que se podrá  deducir íntegramente el 25% que ya pagó la empresa.
  • Pro Pyme Transparente: los Empresarios Individuales (EI) o Pymes que pertenezcan al régimen Pro Pyme General y que se acojan al régimen de transparencia tributaria, quedarán liberadas de presentar el impuesto de primera categoría. Sin embargo, y en su defecto, el resultado tributario obtenido por la empresa deberá ser tributado por sus dueños o socios en el mismo año en que este se genere, de acuerdo al Impuesto Global Complementario (segunda categoría)
  • Régimen General (Semi integrado): las grandes empresas pagan un 27% de impuesto de primera categoría. Los dueños o socios tienen derecho a un 65% de crédito, es decir, pueden deducir de su impuesto como persona natural un 65% del 27% ya pagado por la empresa. 
  • Renta Presunta: los contribuyentes que desarrollan actividades de transporte (10.000 UF), minería (34.000 UF) y agrícolas (18.000 UF) que no llegan al máximo de ingresos pagarán sus impuestos sobre la base de la renta presunta. Las personas o empresas que se encuentran bajo este régimen no pagan sus impuestos de acuerdo con sus resultado reales, si no que lo hacen según lo que la ley determina para esa actividad a partir del avalúo fiscal de por ejemplo, los inmuebles agrícolas, la tasación de vehículo o el valor anual de las ventas de productos mineros. 

 

Además, los contribuyentes como Fundaciones, Corporaciones o empresas en el que el Estado tenga la totalidad de su propiedad, entre otras, quedarán exentas del pago del Impuesto de primera categoría. Este tipo de contribuyente no está sujeto al artículo 14 de la Ley de Impuesto de la Renta (LIR).

 

¿Cómo se calcula el Impuesto de Primera Categoría y cada cuánto se paga?

 

El Impuesto de Primera Categoría se calcula a partir de la base imponible de la empresa, en la cual existen muchos factores que intervienen en el resultado final, como por ejemplo,  la corrección monetaria, la inclusión de ciertos gastos, créditos, o las tasas fijas de pagos provisionales mensuales (PPM), entre otros. 

 

A la base imponible obtenida después de realizar el balance general de la empresa/persona se le aplica el porcentaje correspondiente, que se determina según al régimen tributario que le pertenezca. Al resultado se le restan las deducciones de los PPM para obtener el impuesto total a pagar, o a devolver, en caso de que el resultado sea negativo.

Impuesto de Primera Categoría= (Base Imponible * Tasa del Impuesto) – Deducciones PPM= Impuesto a pagar/devolver. 

 

Los contribuyentes de primera categoría deberán realizar la declaración de la renta durante el mes de abril de cada año. Esta renta corresponde al año fiscal anterior, es decir, anualmente durante el mes de abril se deberá realizar la declaración de la renta del periodo de enero a diciembre del año anterior. 

 

Si necesitas más información acerca de los contribuyentes de primera categoría puedes visitar la página web de la SII. Por otro lado, si necesitas ayuda para manejar de mejor manera las cuentas de tu negocio, nuestro software de Finanzas Digitales te ayudará a simplificar tu gestión financiera, por lo que ahorrarás mucho tiempo y evitarás errores gracias a la automatización.

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x