x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
¿Qué es un CIO y por qué es importante en la transformación digital?
Octubre 30, 2017

¿Qué es un CIO y por qué es importante en la transformación digital?

451

El crecimiento y la transformación digital son las mayores prioridades para los directores ejecutivos en 2017. A nivel global, más de la mitad (58%) indica que este cambio los ha ayudado a aumentar las ganancias de sus organizaciones, según un sondeo de Gartner.

En ese sentido, su research director, Mónica Zlotogorski, explica que “las medianas y grandes empresas tienen que entender que la transformación digital no comienza por la tecnología, sino que ésta es sólo un habilitador. La evolución nace por un entendimiento y un cambio de mentalidad de lo que implica ser digital: es mucho más que tener una aplicación y un sitio de eCommerce”.

El nuevo rol del CIO

Este proceso de comprensión implica entender que la empresa requiere otros cargos (o robustecer los que existen) para seguir avanzando en la transformación digital. Uno de ellos es el Chief Information Officer, también conocido como CIO o Director de Información, por su traducción al español.

Se trata de un rol que ha cambiado en el tiempo, por la necesidad de adaptación en el área informática que exige la actualidad. Tradicionalmente, debía gestionar la tecnología para brindar soporte a las actividades necesarias de la empresa, pero hoy también debe ser capaz de evaluar y encaminar los beneficios tecnológicos hacia una solución que resuelva los problemas del negocio.

“Originalmente, el CIO tenía una función más hacia adentro de la organización, cuando la tecnología era considerada un fin en sí mismo. Sin embargo, ahora debe volverse hacia afuera, a la generación de ingresos. Si se mantiene en un rol de soporte, no va a lograr convertirse en un habilitador de la transformación digital de una empresa”, indica Mónica, agregando que tendrá trabajar en paralelo con los departamentos de Gestión de Producto, Marketing e incluso Ventas.

Contexto nacional, ¿Chile cuenta con CIOs?

En el mercado chileno, este cargo se encuentra más conceptualizado a nivel teórico que en la práctica, asegura Mónica: “se entiende intelectualmente, pero estamos lejos de convertirlo en una acción o conducta adoptada por la mayor parte de las empresas, y eso no se limita sólo a Chile, sino a nivel del mercado latinoamericano en general”.

En este desafío, explica, debe haber un cambio de paradigma para lograr entender las tecnologías —como Cloud, Inteligencia Artificial, blockchain, 5G e IoT— como una oportunidad de negocio. Esto significa abandonar la idea de que pueden operar de manera aislada, y visualizar una ventaja competitiva en su funcionamiento conjunto.

“Eso lleva un cambio adaptativo muy importante para los CIO, porque todavía ven las tecnologías más bien como silos que holísticamente, lo que implica una oportunidad para cambiar la mentalidad y la forma en que direccionan los recursos humanos, a través de DevOps, agile o lean; es decir, con metodologías que ayuden a las organizaciones a actuar menos en función de los quehaceres, y más en función de los resultados”.

Organizaciones bimodales, la base del éxito del CIO

Para hablar de un CIO es necesario también caracterizar el funcionamiento de la empresa. Para esto, Gartner establece una táctica o approach (acercamiento) que permite ordenarla de un modo distinto. Se trata de organizaciones bimodales, la práctica de manejar dos estilos de trabajo que son independientes, pero coherentes entre sí: uno enfocado en la predicción, y el otro en la exploración.

Se trata de una dualidad, en que el modo 1 está optimizado para áreas que son más predecibles y están adecuadamente entendidas; se enfocan en explotar lo conocido, mientras renuevan el ambiente a un estado que es apto para el mundo digital. Por otro lado, el modo 2 es el aspecto más exploratorio, que tiende a solucionar nuevos problemas optimizando las áreas de incertidumbre. Como explica Mónica, este tipo de iniciativas son una suerte de proyecto de ciencia, a menudo comienzan con una hipótesis que se pone a prueba y se adapta en el proceso.

“Ambos modos son esenciales a la hora de crear valor y conducir un cambio organizacional significativo, y ninguno es estático. Unir una evolución de productos y tecnologías más predecible (modo 1) con lo nuevo e innovador (modo 2) es la esencia de la capacidad bimodal de una organización, y ambos juegan un rol esencial en la transformación digital”, establece.

Así, la bimodalidad pone de relieve la necesidad de encaminarse hacia organizaciones que pueden aprender y bordar la complejidad de la digitalización, sin sacrificar su capacidad operativa actual. Es simplemente una forma de organizar una empresa de manera tal que pueda efectivamente maniobrar a través de dos canales distintos al mismo tiempo.

A medida que las empresas evolucionan hacia lo digital, los CIOs deben cumplir una función distinta, donde también tienen que coexistir dos formas de operar: una que habilite la transformación digital y otra de revenue generator (generador de ganancias). Así, adoptar el approach bimodal es transversal a todas las áreas de la organización y en este cargo implica adoptar una habilidad que unifique las herramientas tradicionales de TI junto a la posibilidad de hacer frente a la incertidumbre y necesidad de agilidad requerida para llevar a cabo la transformación digital.

La digitalización de las empresas va más allá de la implementación de tecnología en sí: requiere integrarla en función de resultados. Y en este camino, la figura del CIO es clave para liderar el cambio.

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail