x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar

Julio 26, 2019

Plantas solares automatizadas: ¿el futuro de la energía en Chile?

Hasta 10% más de eficiencia prometen los robots, en un rubro que concentra el 47% del tipo de energías limpias. 

Chile está viviendo en la actualidad la revolución solar, el país ha estado en creciente avance los últimos años, aprovechando el recurso más importante que tiene la tierra, el sol.

En ese aspecto, el potencial energético que tiene nuestro territorio, sobre todo en el desierto de Atacama, genera el 42% de la energía solar limpia, suponiendo grandes avances como opciones amigables en pro del medio ambiente.

Los progresos que ha tenido la inteligencia artificial y el internet de las cosas en el campo de la robótica y la automación han beneficiado a la industria de la energía limpia de Chile. Hoy, podemos contemplar el adelanto del futuro: robots que limpian paneles fotovoltaicos, estaciones que miden la radiación solar de una planta de energía, y materiales que repelen el polvo de la superficie de paneles, por mencionar algunas soluciones innovadoras que empleamos en el país.

Mauricio Chiong, Co-founder de INTI-TECH, destaca que estos avances se dan en parte ya que “hay hardware involucrado, son dispositivos robóticos, no funciona solamente en base a la inteligencia artificial, sino que también hay un mecanismo de comunicación bidireccional inteligente, que se hace a través de internet y eso es parte de la definición del internet de las cosas”.

No obstante, a pesar de estos progresos, una de las grandes problemáticas que enfrentan las plantas solares es que gastan 5 litros de agua purificada para limpiar cada panel. Y una planta puede llegar a tener 1.3 millones de paneles. “Obtener esa cantidad de agua es crítico en una zona desértica”, aclara Pablo Suárez, gerente de innovación en Innovaxxion, al portal de noticias El Mercurio.

Además, el desafío del agua lo protagoniza en igual proporción las tormentas de arena, que representan pérdidas millonarias en la industria. “Las plantas solares pierden hasta 3 meses de trabajo en limpiezas, desperdiciando más de 22 mil millones de litros de agua a nivel mundial”, según declaraciones de Carlos Contreras, CEO de la Startup chilena Inti-tech, para CNN Chile.

El proyecto INTI-TECH, realizado por Contreras y Chiong, ingenieros de la Universidad Católica, promete hacer a las plantas de energía renovable hasta un 10% más eficientes, además de ahorrar 1.8 millones de dólares en mantención.

Chiong subraya que “la eficiencia de las plantas solares decae hasta en un 30% sólo producto del polvo que se deposita encima de los paneles. Si los paneles están 100% limpios una planta solar genera 1.8 millones de dólares más en comparación a estar sucios”. Entendiéndose que, 1.8 millones de dólares es un promedio para una planta promedio de 100 megawatts anual.

 Desafíos del desierto 

A pesar de tener un panorama bastante crítico, en un futuro donde el agua será un recurso vital y limitado, startups del país siguen trabajando por presentar propuestas innovadoras a través de la robótica que resuelvan con premura estas dificultades.

El desafío más importante que enfrentan las empresas innovadoras en el rubro de la inteligencia artificial y el internet de las cosas es vencer la inercia de las grandes compañías que siguen en procesos anticuados.

“El gran desafío de estos tiempos es lograr romper las barreras de entradas psicológicas de gerentes que no entienden la tecnología, sus beneficios, y piensan que implementar automatización en sus plantas supondrá pérdidas de empleos. La gente se resiste a innovar”, dice Chiong.

Por otro lado, el experto remarca que normalmente esta resistencia ocurre con los primeros clientes, sin embargo, luego se propaga la confianza en la implementación de sus sistemas en las industrias cuando ven casos de éxito. INTI-TECH, como empresa encargada de prestar servicios de este tipo se destaca por ser eficiente, única y exclusiva gracias a un sistema automatizado y robótico, a diferencia de otras en su sector.

“La limpieza manual hoy en día te permite limpiar, pero no permite hacer limpiezas frecuentes, menos diariamente. Por otra parte, La limpieza manual también implica un gasto enorme de recursos en agua, además que las personas que hacen estas limpiezas están en condiciones super inhóspitas bajo el sol, en temperaturas altísimas” asegura.

Otro tipo de riesgos, por ejemplo, se da en los grandes parques solares, donde de igual forma para su mantención se usa agua. Los paneles solares están electrificados, pudiendo ocasionar un accidente, incluso, perder hasta la vida. En el caso de los paneles solares que están instalados en los techos de las industrias hay riesgos de caídas.

Propuestas de innovación 

Las infinitas posibilidades que nos brinda la tecnología hacen posible que la gran mayoría de plantas solares en la actualidad están apostando por limpiezas robóticas, porque como decíamos anteriormente, especialistas aseguran que en el futuro el agua va a estar cada vez más restringida, por tanto, deben limpiarse sin agua.

En cuanto a las personas, queda poco tiempo para que las industrias reemplacen el recurso humano, porque será cada vez más costoso tenerlas en terreno. El futuro es ahora y llegará el momento que todas las plantas sean automatizadas.

Chiong destaca que, muchas propuestas ya están en marcha en la industria, como la compra y venta de energía sin intermediarios que se hacen a través de blockchain (aunque aún en Chile no se hace con la misma fluidez).

Hay una gran cantidad de intermediarios entre el generador de energía y el consumidor, y cada uno de esos intermediarios cobra una tasa, lo que se quiere hacer pronto es quitarlos a través de una entidad autorregulada como lo es blockchain.

También, está en consideración la generación distribuida orientado a un proyecto global de Smart Cities, donde implica que cada persona o familias ponga paneles solares en su casa, el monitoreo autónomo con drones, así como el soporte de control para la generación energética.

Por último, pero muy en boga, está el almacenaje. Las plantas generan mucha energía en las horas peak, desde las 12:00 a 16:00 horas de la tarde, que no la pueden vender necesariamente toda o la vende a un precio más barato, así que se está considerando en el mercado internacional que se pueda almacenar para venderla en otro horario, a través de mecanismos de almacenaje en hidrógeno.