x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Gestión del desempeño: Qué es y cómo gestionarlo adecuadamente

Gestión del desempeño: Qué es y cómo gestionarlo adecuadamente

Cumplir con los objetivos propuestos y obtener buenos resultados económicos es sin duda elemental para las empresas. Sin embargo, centrarse en esto sin fijar nuestra mirada en la evolución y rendimiento de los empleados es un grave error, pues ellos son el elemento clave y diferenciador de cualquier organización. La gestión de desempeño es precisamente la técnica que permite poner en marcha una estrategia para desarrollar algunos de los puntos clave.

Si quieres saber más sobre la gestión de desempeño y cómo implementarla para lograr buenos resultados en tu empresa, no te pierdas este artículo. 

 

¿Qué es la gestión de desempeño?

 

La gestión de desempeño es una tarea de recursos humanos que está enfocada en confeccionar una estrategia para que los empleados revisen sus avances hacia los objetivos y aumenten su productividad.. La meta es que los trabajadores se sientan más satisfechos con su trabajo diario así como con el desarrollo de su talento, conocimientos y habilidades.

La elaboración de una estrategia de gestión de desempeño se inicia por parte de recursos humanos. Empleados, jefes y RRHH se reúnen cada cierto tiempo para evaluar el progreso y el desarrollo durante un periodo de tiempo. El objetivo es poner en común tanto los aspectos en los que el empleado sobresale como aquellos en los que necesita mejorar. 

El seguimiento continuo y la buena comunicación son elementos clave en la gestión de desempeño. El motivo de esta reunión es dar y recibir feedback tanto positivo como negativo. Al finalizar la reunión se tendrá un claro enfoque del camino que se debe seguir para y las oportunidades de mejora que el empleado puede aprovechar para desarrollar sus habilidades y aumentar su bienestar en la empresa.

 

 

Descubre cómo aumentar la productividad para mejorar la rentabilidad de tu negocio
 

 

¿Para qué sirve la gestión del desempeño?

 

Según el estudio de “Felicidad y Trabajo” realizado por la consultora Crecimiento Sustentante, los trabajadores felices incrementan hasta un 88 % la productividad de una empresa. Además, estos presentan hasta un 33 % más de energía y hasta un 300 % menos de posibilidades de sufrir accidentes laborales.

El foco de la gestión del desempeño está en conseguir que el trabajador esté a gusto en su puesto de trabajo y que la empresa logre desarrollar las habilidades que necesita. Esta estrategia permite que los trabajadores se sientan plenamente respaldados por la organización, ya que esta se preocupa por su desarrollo personal. Se trata de una apuesta a largo plazo que genera confianza y sentimiento de pertenencia. 

La atracción y retención de talento es un elemento clave para el crecimiento de las empresas. Cultivar el bienestar de los empleados permite a las organizaciones aumentar su competitividad en el mercado gracias a la mayor competencia y habilidades de sus equipos. Todo esto se traduce en un aumento de la eficiencia, percepción de marca y rentabilidad.

 

Cómo implementar la gestión del desempeño

 

El departamento de recursos humanos será el encargado de iniciar una estrategia de gestión del desempeño. Como cada empleado tiene unas necesidades distintas, se deberá tratar cada caso de forma personalizada. Estos son algunos de los puntos clave que se deberán tener en cuenta a la hora de elaborar nuestra estrategia. 

 

Objetivos y necesidades de la empresa

 

A pesar de que el centro de la gestión del desempeño son las personas, no debemos olvidarnos de los objetivos y necesidades de la empresa. Debemos pensar la manera de alinear nuestros propios objetivos con los de los empleados. Solo así podremos obtener los beneficios propios de esta estrategia. 

 

Feedback

 

Como ya hemos dicho, el feedback y la comunicación entre empresa y empleado es sin duda el punto clave de la gestión del desempeño. Compartir inquietudes, solicitar mejoras y trabajar juntos con total confianza es elemental. Tener la mirada de todos los que tienen relación con el trabajador nos permitirá tener una visión de 360º mucho más completa.  Además, es tan importante celebrar los éxitos como encontrar los puntos negativos a mejorar. 

 

Autoevaluación de desempeño

 

Con el objetivo de mejorar el feedback entre la empresa y el empleado podemos proporcionar herramientas de autoevaluación de desempeño. Estas permiten al empleado realizar ejercicios de autorreflexión para así conocer los puntos a mejorar de forma sencilla. El departamento de RRHH podrá comparar la visión del empleado con la suya, así como poner en común ambas durante las reuniones de seguimiento. 

 

Seguimiento

 

Iniciar una estrategia de gestión de desempeño y no darle continuidad no tiene una gran utilidad. Se deberán hacer reuniones periódicas para así compartir los avances y buscar las áreas en las que se puede seguir mejorando. Es importante avisar con antelación de estas reuniones para que todas las partes puedan recapacitar. 

Durante los encuentros se deberá hacer una retrospectiva para comprobar si se han cumplido con los objetivos. En caso afirmativo, se deberá plantear nuevos retos en búsqueda de la mejora continua. De lo contrario, habrá que revisar nuestro planning para plantear mejoras.

 

Capacitación

 

La capacitación es uno de los puntos claves en la gestión del desempeño. La única forma de mejorar las competencias y habilidades de cada empleado es a través de la formación. La organización será la encargada de proporcionar las herramientas y capacitaciones necesarias. Esto permitirá potenciar y retener el talento de nuestra organización.

 

Bienestar

 

El bienestar en el puesto de trabajo es vital para aumentar el rendimiento de los empleados. Crear un entorno de trabajo agradable así como ofrecer unas condiciones laborales excelentes es clave para aumentar la satisfacción de la plantilla. Escuchar y tratar de satisfacer las necesidades de cada uno de los empleados es una buena idea. ç

Para ello podemos utilizar desde encuestas de clima laboral hasta buzón de sugerencias o entrevistas individuales. Tampoco debemos olvidar promover la igualdad de condiciones, la creación de una carrera a largo plazo o la posibilidad de optar a cargos de mayor responsabilidad. 

 

Sistema de calificación

 

Con el objetivo de conocer qué empleados necesitan más apoyo y cómo de valioso es cada empleado podemos implementar un sistema de calificación. El objetivo es poder obtener una puntuación de cada empleado y ver como esta va evolucionando con el tiempo para así también compararlos entre ellos. Algunos de los puntos a evaluar dependen de los pilares de cada empresa, que responden a la misión y visión que esta tenga. Algunos ejemplos son:

 

  • Precisión y errores en la realización de tareas.
  • Calidad y organización
  • Rapidez
  • Asistencia
  • Puntualidad
  • Capacidad para rectificar
  • Iniciativa y creatividad
  • Cumplimiento de los objetivos
  • Proactividad
  • Soft & Hard Skills
  • Otros aspectos personales

 

Incentivos

 

Una buena idea para mejorar nuestra estrategia de gestión del desempeño es incluir incentivos y recompensas para los empleados. Esto aumentará su motivación a la hora de cumplir el cumplimiento del plan marcado. Pueden ser tanto incentivos económicos como otro tipo de ventajas y beneficios. 

La gestión del desempeño permite impulsar y aumentar el potencial de los empleados, así como atraer y retener talento. Todo ello contribuirá al aumento de la satisfacción y eficiencia de la plantilla, así como de la productividad general de la organización. Se trata de una apuesta a largo plazo que bien ejecutada, puede aumentar la competitividad de la empresa en el mercado. 
New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x