x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar

Octubre 15, 2019

La importancia de que las empresas migren hacia la nube híbrida

Más del 80% de las compañías están implementando esta tecnología. Entel Secure Cloud es una de las alternativas, que entrega seguridad de clase mundial.

La tecnología avanza rápidamente y, con ella, la innovación en las empresas. Del “boom” del internet en los años 90 pasamos a la multifuncionalidad del smartphone en el 2000 y, actualmente, a la transición de las organizaciones a la nube híbrida; un espacio virtual donde toda la data queda segura y resguardada.

Amazon Web Service (AWS) y Google Cloud Computing son las plataformas más usadas por las empresas en Chile, ya que ofrecen una variedad de servicios para realizar diversas acciones en la nube, como el almacenamiento, acceso a imágenes online, herramientas para desarrolladores e, incluso, aplicaciones para móviles. En pocas palabras, todo lo que una empresa pueda necesitar para su desarrollar su trabajo se encuentra en estos servicios de computación, que poseen estas nubes públicas.

Sin embargo, la tecnología de hoy está llevando a las empresas a sumar la nube privada a este trabajo, es decir, a una plataforma que almacena toda la data institucional con una arquitectura propia, y que también contiene otras herramientas computacionales muy similares a las de la pública.

De esta combinación surge la nube híbrida, que potencia los servicios mencionados; porque comparte datos y aplicaciones entre la pública y privada. Además, protege a las organizaciones de posibles ciberataques.

Para comprender dicha función, el arquitecto TI mobile de Everis en Chile, Gustavo Gutiérrez, aclara los beneficios que trae esta tecnología para las empresas.

“El gran potencial de esto es que se ahorra en mantención y los procesos críticos tienen mayor soporte. Antes había que preocuparse de mantener servidores propios cuando tus usuarios superaban la carga máxima y había que trabajar generando contenedores o tecnologías específicas de la empresa, por ejemplo”, explica.

“Sin embargo, con la nube híbrida puedes tener tus datos sensibles dentro de tu misma empresa, pero trabajando en procesos que no son tan relevantes y se pueden pasar a una nube chica, conectando datos a la exterior, para que forme una tecnología híbrida”, agrega el ingeniero en informática.

Una de las nubes híbridas presentes en el mercado es Entel Secure Cloud, compatible con nubes públicas como AWS, que reduce los costos y otorga una seguridad de clase mundial a las empresas.

El creciente interés de las organizaciones por incorporar esta tecnología

La transición de las organizaciones a la nube híbrida tiene relación directa con sus necesidades. Así lo demostró el estudio de Unisys Corporation e IDG Research (2017) sobre el “Estado de Transformación de la Nube”, que revela que el 78% de las empresas internacionales dicen que la agilidad y flexibilidad de esta nueva tecnología son los principales impulsores de su negocio.

Pese a que en Europa y Estados Unidos llevan la delantera, incorporando la nube híbrida a sus empresas, en América Latina el interés ya comienza a tomar fuerza. Así, el 36% de las organizaciones desea migrar algunas de sus aplicaciones corporativas y el 25% quiere hacerlo de forma masiva (todas o la mayoría).

El interés de las empresas por adoptar esta tecnología queda demostrado en el reporte Pan-European Hybrid Cloud Report, que publicó NTT Communications Corporation, pues el 16% de las organizaciones están decididas a usar sólo un tipo de nube (pública o privada). Sin embargo, más del 80% las está combinando, creando una arquitectura híbrida.

Las infinitas posibilidades que brinda la tecnología junto a la nube híbrida avanzan rápido, entregando eficacia, inmediatez, flexibilidad y escalabilidad a sus usuarios. Además, aporta un ahorro de dinero importante, porque cuenta con un sistema que permite pagar sólo por los recursos que se usan y cuando estos se requieran; no hay un costo fijo mensual.

Al respecto, el especialista Gustavo Gutiérrez dice que “el gran potencial de esto es que se ahorra en mantención y los procesos críticos tienen mayor soporte. Por ejemplo, si hay un servidor malo, la nube externa te ayudará a balancear automáticamente, dependiendo de cuánto se quiera pagar por ese servicio”.

Además, agrega que “las nubes híbridas son una gran oportunidad para las empresas. Es verdad que requieren un capital de inversión mayor, pero las organizaciones de menor tamaño son las que más deberían implementarlas, porque no siempre tienen el soporte tecnológico o la capacidad técnica para aguantar una explosión en sus ventas o grandes cargas de trabajo, por ejemplo”.

Cómo implementar una nube híbrida en tu empresa

La tendencia lo deja claro. Así como ocurrió con la digitalización, las organizaciones que no adoptan esta tecnología se quedan atrás. Por eso, deben tener claro cómo acceder a una nube híbrida y qué requisitos conlleva esta transición corporativa.

Todas las empresas pueden tener una nube híbrida, siempre y cuando, preparen y evalúen bien a sus ingenieros y arquitectos de software. Por eso, es recomendable que los profesionales estén certificados en Amazon Google Service o Google Cloud Computing.

La idea es que para que sean especialistas en manejo de tecnología cloud porque, generalmente, en las empresas los servicios internos están manejados y controlados, pero para esto requieren de un trabajo más específico.

Además, es muy importante que la empresa esté dispuesta a externalizar su data, porque se debe tener claro cuáles son los procesos críticos y hasta qué punto los servidores podrán manejar esa información.

Una empresa que decide implementar nube híbrida debe tener en cuenta que esta se logra, sólo y únicamente, cuando las nubes privadas y públicas conectan con sus interfaces de programación de aplicaciones (API), redes privadas virtuales (VPN) o redes de área amplia (WAN) con la mayor eficacia posible. Esta interconectividad forma la nube híbrida y, sin ella, sólo obtendrán una privada o pública por separado.

“La nube híbrida permite enviar la información que se maneja en el negocio hacia el exterior, a través de APIs o conectándose a una VPN. Lo importante es que se derive la data, los flujos y los procesos”, concluye el ingeniero informático, especialista en arquitectura híbrida de Everis Chile.

Realizar la transición a la nube híbrida se ha convertido en un proceso vital para el crecimiento de las empresas y, según Gutiérrez, en pocos años las compañías chilenas comenzarán a implementarla masivamente.