x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
La economía chilena crecerá gracias a la Inteligencia Artificial

La economía chilena crecerá gracias a la Inteligencia Artificial

810

La Inteligencia Artificial (IA) permite internalizar el aprendizaje (a través del machine learning), la acción y la comprensión, logrando funcionar de manera autónoma y amplificar las habilidades de las personas. Así, también es capaz de impulsar la producción de las empresas, revolucionando el capital de inversión y la mano de obra de diversas industrias.

El acelerado desarrollo de la IA está cambiando los modelos de negocios a nivel mundial y las empresas que incorporen esta tecnología podrían aumentar su rentabilidad en un promedio de 38% en los próximos 18 años, según cifras de Accenture, quienes, además, destacan que en Sudamérica potenciaría el alza hasta en un punto porcentual a los índices de incremento económico anual.

Inteligencia artificial en Chile

En el caso de Chile, en términos de preparación general para absorber los beneficios de la IA, supera a sus pares sudamericanos, gracias a sus sólidas instituciones, buen acceso al capital y una vigorosa cultura emprendedora; teniendo el potencial de contribuir US$ 63 mil millones al Valor Agregado Bruto (VAB) del país en los próximos 18 años. De éstos, US$ 30 mil millones provendrán del canal de aumento de la capacidad del capital y la mano de obra, US$ 21 mil millones del canal de automatización inteligente y US$ 12 mil millones del canal de difusión de la innovación.

Ya existen varias empresas que han incorporado la Inteligencia Artificial en diferentes industrias, tomando consciencia de las oportunidades que conlleva. Algunas de las más notables son:

  • Minería, con faenas medidas y sensorizadas. Codelco, por ejemplo, fue una de las empresas pioneras en el uso de camiones autónomos (no tripulados) en circuitos, pero además los ha dotado de inteligencia, permitiendo la toma de decisiones automáticas a través del análisis de variables —impulsadas por Big Data— con el fin de que su desempeño sea en función del terreno en el que se mueven. De esta forma, disminuyeron los tiempos de traslado y aumentaron la precisión, teniendo una recuperación de mineral entre un 3% y un 4% más alta.
  • Industria alimenticia, con robots generando recetas. La start-up chilena The Not Company está desarrollando alimentos veganos que replican el sabor, textura, e incluso el olor de comidas con proteínas de animales. A través del autoaprendizaje, el algoritmo de Inteligencia Artificial, llamado Guiseppe, analiza los productos a reemplazar y copia su estructura molecular con una combinación de alternativas en base a producción vegetal. De esta forma, logra generar opciones veganas de alimentos tradicionales como leche, queso, yogurt, mayonesa y hasta salchichas. La idea detrás de esta empresa es cambiar la forma de producir los alimentos que acostumbramos, y reemplazarlos por alternativas más sustentables, sin perder las propiedades del producto.
  • Empresas de atención al cliente, utilizando un primer contacto con chatbots. Diversas industrias, como bancos, aerolíneas y retailers utilizan IA en sus procesos, para mejorar la satisfacción con el público. Eduardo Durán, consultor senior del área de Innovación y Tendencias Tecnológicas de Entel, comenta que “en la medida que cuenten con un corpus de conocimiento, se pueden aplicar los chatbots a cualquier segmento, pero se les debe dar un foco. Esto, porque los bot no necesariamente van a responder todas las preguntas. Para mejorar la experiencia, se debe utilizar uno híbrido: cuando no entiendan algo, se deriva a un asistente humano”.
  • Reclutamiento de personal, donde la empresa chilena AIRA ha logrado reducir los costos para las nuevas contrataciones gracias al uso de IA, pasando de un proceso que duraba aproximadamente 40 días a uno que demora máximo cuatro. Su CEO, Gonzalo Sanzana, cuenta que el robot es capaz de leer y clasificar CVs de forma automática, además de pedir videos para interpretar las emociones de los postulantes con emotion analytics. De esta forma, el equipo de Recursos Humanos puede concentrar sus esfuerzos en los seleccionados.

Chile tiene una fortaleza tradicional en las industrias de productos básicos, que han comprendido rápidamente el valor de lo que promete la Inteligencia Artificial”, indica el reporte de Accenture.

Con el impulso que la Inteligencia Artificial está entregando, es posible visualizar cómo esta tecnología se está transformando en una realidad comercial en el país, convirtiéndose en un factor de productividad totalmente nuevo.

Identificar lo que se quiere cubrir: primer paso para el uso de IA

Este tipo de tecnología es un habilitador para el crecimiento de las empresas, que les permite capitalizar las oportunidades: “La Inteligencia Artificial no es sólo un factor más de producción, sino que es el factor de producción”, declara Rumman Chowdhury, senior manager de IA en Accenture.

“Todas estas tecnologías: automatización, robótica, inteligencia artificial, ayudan a las empresas a resolver problemas”, indicó Rodrigo González, presidente ejecutivo de Accenture, en el marco del Summit País Digital 2017. Sin embargo, para llegar hacer uso efectivo de estas innovaciones primero se debe identificar y comprender cuáles son los dolores que se desean cubrir en el negocio.

Así uno de los grandes desafíos que depara la IA a nivel empresarial es analizar estratégicamente cuáles serán las áreas en las que se aplicará. Tal como ya existen casos en Chile, sus usos pueden ser muy variados y van desde movilización de transporte, creación de nuevos productos hasta reclutamiento de personal. Lo importante es focalizar los esfuerzos: quienes adopten esto y sean capaces de identificar las oportunidades de innovación lograrán tener una ventaja competitiva frente al mercado.

“El cambio estructural (que introduce la transformación digital) implica modificaciones en la forma que la gente se adapta a las cosas, y las empresas no son ajenas a eso”, asegura Tyler Bryson, VP de marketing y ventas Latam de Microsoft. De hecho, agrega que “la IA puede volverse el mayor recurso que haya existido en la historia moderna y tiene que ver con amplificar a los humanos, permitiéndoles ser más capaces y más poderosos”.

La Inteligencia Artificial permite optimizar y complementar las labores de las personas. Te invitamos a visualizar cómo tú empresa podría beneficiarse de esta tecnología compartiendo tu opinión en Comunidad Grandes Empresas.

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail