Abril 26, 2017

La importancia de la modernización TI para la eficiencia empresarial

La transformación digital propone un nuevo escenario de exigencia para las áreas de Tecnología Informática (TI) de las empresas, donde una actualización total de la infraestructura tecnológica, tanto a nivel de equipos (hardware) como softwares, es sólo un desde para cumplir con los ritmos de hoy.

Sin embargo, en el proceso de digitalización, aún existen áreas que no dimensionan completamente las ventajas de esta transformación y, por lo tanto, no siempre se considera como una prioridad para los negocios.

Beneficios reales de la modernización TI

Un reciente estudio de la firma digital Avanade, realizada a altos directivos y responsables del área informática de grandes empresas internacionales, reveló que las compañías que activan planes de renovación pueden:

  • Aumentar sus ganancias hasta en un 14%.
  • Reducir sus costos operacionales hasta en un 13%.

Por otro lado, una investigación realizada por McKinsey en 2016 determinó que llevar a cabo una modernización total permite:

  • Elevar la productividad TI entre un 20 y 30%.
  • Incrementar la motivación de los trabajadores entre un 30 y 40%.
  • Reducir el tiempo en el desarrollo de ideas a productos entre un 40 y 60%.
  • Minimizar los errores en bienes y servicios hasta en un 60%.

Desafíos para avanzar en la actualización tecnológica

A pesar de las ventajas reportadas por ambas investigaciones, aún se evidencia cierta incertidumbre en el proceso de digitalización de las compañías.

Según la muestra de Avanade, 65% de los encuestados cree que los sistemas tradicionales y los acercamientos a TI utilizados en la actualidad, no son los adecuados para enfrentar la transformación digital necesaria en las empresas; mientras que un 87% siente que los altos mandos de su organización no reconocen el potencial retorno de inversión (ROI, del inglés Return of Investment) que tienen los proyectos de actualización.

Cómo abordar la modernización de extremo a extremo en las empresas

Impulsar la renovación de tecnologías como un proceso único y completo ayuda a crear y apoyar negocios digitales exitosos a largo plazo. Para implementarlo, McKinsey propone tres pasos clave:

  1. Definir el estado ideal de TI

En esta etapa, los líderes de la compañía y el área informática deben delimitar a qué nivel tecnológico aspiran llegar como empresa. Esto significa mirar la organización de manera global y no por área o departamento; tomando en cuenta objetivos y prioridades realistas, de acuerdo a la industria en general y al negocio en particular.

De acuerdo a McKinsey, las organizaciones de TI que colaboran activamente con el resto de la compañía para dar forma a la estrategia empresarial, tienden a desempeñarse mejor en dimensiones como la provisión de servicios básicos y la creación de una cultura organizacional sana.

  1. Decidir qué modificaciones son necesarias en el área tecnológica

Teniendo claros los objetivos, los líderes de TI pueden considerar cómo y cuándo hacer cambios específicos a la arquitectura de su área, ya sea en sistemas, personas y/o procesos. Para esto, se puede hacer un inventario de aplicaciones y otras tecnologías, de manera de identificar aquellos que pueden ser mejorados, complementados o eliminados. Luego, es necesario revisar los modelos organizacionales y operacionales, y los cambios necesarios para apoyar los esfuerzos empresariales a largo plazo.

  1. Determinar la secuencia y alcance del cambio

Los altos ejecutivos de la compañía, en conjunto con TI, pueden crear un mapa de ruta para la modernización del negocio, con secuencias de actualización de dos y/o tres años, que incluya resultados medibles, como el valor empresarial que se podría alcanzar con la renovación. Con esto, también se debe determinar el costo de la inversión, de forma realista y honesta, que pueda compararse con el ROI esperado.

Las estrategias globales de organizaciones a nivel internacional ya incorporan este desafío tecnológico en sus planificaciones, con miras a elevar sus resultados a largo plazo, y considerando el área de TI como una pieza fundamental dentro del proceso del negocio.

La transformación digital no sólo debe verse como un nuevo componente tecnológico, sino como un medio que permitirá explorar nuevos modelos de negocios, y con ello, brindar un mejor servicio y experiencia de cara a los clientes.

¿De qué manera tu compañía piensa enfrentar este nuevo requerimiento de la transformación digital?