x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
¿Cómo funcionan los procesos de innovación?

¿Cómo funcionan los procesos de innovación?

En la actualidad, vencer los retos que presenta el mercado y mantener la competitividad a lo largo de los años no es nada sencillo. Sin embargo, gracias a los procesos de innovación, las empresas pueden seguir creciendo y mejorando sus productos o servicios, con el objetivo de destacar entre toda su competencia.

 

¿Quieres saber más acerca de los procesos de innovación? En este artículo encontrarás los principales puntos que debes conocer.

 

¿Qué es un proceso de innovación?

Los procesos de innovación son una serie de acciones sistematizadas que se llevan a cabo con el objetivo de mejorar o renovar productos, procesos o servicios. Se trata de un cambio de paradigma en la forma de hacer las cosas. La innovación no se produce por casualidad, sino que es necesario planificar y estructurar el proceso para conseguir los resultados deseados.

 

Se trata de una metodología que permite a las empresas combatir las incertidumbres a las que debe hacer frente cualquier proyecto. Gracias a los procesos de innovación, las organizaciones pueden anticiparse y poner solución a los problemas, adaptarse rápidamente a los cambios y mejorar su posición en el mercado.

 

Innovar no es solo crear algo nuevo, sino que también existe la posibilidad de modificar un proceso existente hasta el punto de volverse algo totalmente distinto a lo anterior. A pesar de que innovar requiere de una inversión a medio/largo plazo, es posible conseguir rentabilidades que permitan a las empresas seguir creciendo.

 

Descubre cómo innovar y aprovechar al máximo las tecnologías emergentes
 

¿Cuáles son las fases de un proceso de innovación?

 

Un proceso de innovación tiene que pasar por diferentes fases para poder llevarse a cabo. Aunque la realidad es que no todos los procesos siguen el mismo patrón, podemos establecer unas fases básicas que ayuden a comprender mejor el funcionamiento de los procesos de innovación, los cuales suelen dividirse en 4 etapas.

 

1. Etapa de Ideación

La primera fase consiste en encontrar ideas relevantes y útiles, teniendo en cuenta las principales necesidades insatisfechas de los clientes, las nuevas oportunidades de negocio que han surgido en el mercado o nuevas técnicas que pudieran aumentar la eficiencia de nuestra empresa.

 

En esta etapa de los procesos de innovación es habitual utilizar metodologías que apelan a la creatividad, como por ejemplo el Design Thinking o la lluvia de ideas. Asimismo, se anima a los empleados que aporten sus ideas sin complejos, pues el objetivo es dar rienda suelta a la imaginación.

 

2. Concepto

La segunda fase de un proceso de innovación consiste en evaluar las ideas más interesantes con el objetivo de comprobar su viabilidad comercial. Para ello es común realizar un estudio de mercado que permita verificar que tal encajaría este nuevo servicio o producto entre nuestro público objetivo.

 

Se trata de un punto realmente importante en la innovación, ya que una idea por muy buena que pueda parecer, si no existe un nicho de mercado o no está alineada con las necesidades de los clientes, lo más probable es que fracase.

 

3. Solución

Una vez verificamos que la idea es económicamente viable, es hora de hacerla realidad. Se inicia un proyecto de desarrollo que tendrá que ir acompañado de un proceso de investigación y pruebas, con el objetivo de perfeccionar la idea inicial y lanzarla al mercado en las mejores condiciones posibles.

 

Es habitual realizar un prototipo que será sometido a distintas pruebas por parte de expertos y clientes potenciales. A través de este proceso se va a ir puliendo la idea inicial, incorporando nuevas funcionalidades o eliminando aquellas que resulten superfluas hasta llegar al producto final.

 

4. Mercado

La última etapa de un proceso de innovación es poner en marcha su lanzamiento al mercado. Se trata del momento en el que todo lo planificado se hace realidad, empezando a recibir los primeros beneficios derivados de nuestra innovación a través de una estrategia de marketing y lanzamiento de producto.

 

En esta última fase realizar acciones promocionales, atraer clientes y determinar cuáles son los mejores canales de comunicación es vital. Asimismo, también deberemos estar muy atentos a posibles contratiempos y a los comentarios reales de nuestros clientes.

 

¿Cuáles son los puntos claves de los procesos de innovación?

 

El objetivo de un proceso de innovación no es más que realizar cambios significativos que permitan construir soluciones más simples, eficientes y rentables. Para conseguirlo, es necesario tener en cuenta algunos puntos claves que nos permitirán obtener un resultado satisfactorio del proceso. Algunos de estos puntos son:

 

  • Identificar problemas: si anteriormente ya hemos tratado de innovar, deberemos repasar los procesos con el objetivo de no repetir los mismos errores. En caso contrario, deberemos prestar atención al propio proceso e ir aprendiendo sobre la marcha.
  • Oportunidades de negocio: en ocasiones, tan solo debemos observar las necesidades del mercado, las tendencias o escuchar a nuestros clientes para diseñar nuestras futuras soluciones.
  • Fomenta la creatividad: en procesos de innovación no debemos temer a la creatividad. Es más, debemos fomentarla en todos los miembros del equipo y darnos tiempo para explorar nuevas ideas.
  • Riesgo: innovar supone asumir un cierto riesgo, pero si el proyecto se planifica con cuidado, el riesgo se minimiza. Deberemos pensar en todas las posibles consecuencias de nuestra idea antes de llevarla a cabo.
  • Equipo multidisciplinario: cuando se trata de innovar, el conocimiento no es suficiente. Es necesario que el equipo esté formado por profesionales de diferentes áreas para aportar una visión más completa del proyecto.
  • Pruebas y errores: en procesos de innovación, las pruebas y los errores son inevitables. Lo importante es aprender de ellos y corregir los errores para mejorar el proyecto.

 

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x