Junio 27, 2019

Smart cities: la evolución tecnológica de la forma en que vivimos

Las “ciudades inteligentes” abren un espacio para que las empresas ofrezcan propuestas innovadoras y ágiles a las demandas de las urbes. 

  La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que para 2050, es probable que la población del mundo se duplique y llegue al punto de casi 9,7 mil millones de personas.  A medida que crece el número de residentes, las ciudades enfrentan nuevas oportunidades y desafíos para evitar el deterioro ambiental, problemas de limpieza, disminuir la congestión del tráfico e impedir la delincuencia. Para lograrlo, las ciudades están recurriendo a la tecnología y así convertirse en “ciudades inteligentes” y combatir estos problemas urbanos. 

Por ciudades inteligentes o Smart cities nos referimos a “aquella que hace uso de las últimas tecnologías existentes para mejorar el uso de los recursos, acortar los procesos, maximizar eficiencia, minimizar costos en el largo plazo y facilitar los intercambios, todo bajo un prisma de sostenibilidad. El fin último de una ciudad inteligente es mejorar la calidad de vida de los habitantes y facilitar su estancia a los visitantes”, según definición de Antonio Rodríguez, director internacional en Next City Labs, empresa tecnológica orientada a las ciudades inteligentes.

La tendencia indica que este tipo de ciudades irá en aumento. Estudios de Navigant Research, esperan que los ingresos anuales para el mercado mundial de tecnología de ciudades inteligentes aumenten de $97.4 mil millones de dólares en 2019 a US$263 mil millones para 2028, y se espera que los ingresos acumulados alcancen casi $1.7 billones de la moneda estadounidense.

 El mercado global de ciudades inteligentes está entrando en un período de madurez, con un número creciente de estrategias y proyectos. Las ciudades continúan logrando niveles más altos de integración entre los servicios y soluciones urbanos impulsados ​​por la tecnología. El año pasado ha visto un crecimiento significativo en las soluciones que integran datos e información en múltiples operaciones y sectores de servicios, de acuerdo con el reporte de Navigant Research.

Una tecnología, clave en el impulso de las ciudades inteligentes, es el Internet of Things (IoT). Por IoT nos referimos a una red de dispositivos físicos conectados, como vehículos o electrodomésticos, que permiten que las “cosas” se conecten e intercambien datos. Esto, a su vez, crea oportunidades nunca vistas para unir lo físico y lo digital, a través del análisis de datos, para mejorar la eficiencia (tanto en el sector público como en el privado), aumentar los beneficios económicos y mejorar las condiciones de vida de los habitantes. 

 También vinculada a esta tecnología, se encuentran el 5G, inteligencia artificial, y la luminaria led. 

“El 5G va a ser una plataforma increíble, que va a cambiar poco a poco el ecosistema en el que vivimos, ya sea a nivel de gobiernos, como de las personas). La inteligencia Artificial y un sistema amplio de sensado permitirá que las ciudades se autogestionen en base a los recursos, necesidades y características propias”, indica Antonio Rodríguez, de Next City Labs. 

“La tecnología LED pese a que es una tecnología que lleva varios años con nosotros no deja de ser fundamental, ya que es la que permite el ahorro en las arcas de municipios para así poder desarrollar otros muchos tipos de proyectos, entre ellos sociales”, agrega. 

Para lograr la conversión total de las ciudades, es importante la colaboración entre el mundo público y privado para llevar a cabo los proyectos donde las empresas, especialmente las relacionadas a la tecnología, pueden aportar desde su expertise a la innovación, ya que las smart cities abarcan cinco sectores industriales clave: energía, agua, transporte, edificios y gobierno.

“Todo lo que sea mejorar la eficiencia de las ciudades y mejor aprovechamiento es bueno para las empresas y los ciudadanos. En NextCity Labs estamos realizando grandes avances en energía y sensado, con un sistema de telegestión para alumbrado público. El sistema viene cargado con la última tecnología y sobre todo con mucha seguridad. Las ciudades son cada vez más abiertas y eso las hace más vulnerables. Es por ello por lo que la seguridad de estos sistemas es imprescindible para las municipalidades”, indica Rodríguez. 

Conoce a continuación, las áreas de desarrollo más relevantes de las Smart Cities a nivel mundial: 

1. Un suministro de agua más eficiente

Los medidores inteligentes pueden mejorar la detección de fugas y la integridad de los datos; evitar la pérdida de ingresos debido a la ineficiencia y aumentar la productividad al reducir la cantidad de tiempo dedicado a ingresar y analizar datos. Además, estos medidores pueden diseñarse para vincularse a sitios web o apps orientados al cliente, brindando a las personas acceso en tiempo real a la información sobre su consumo y suministro de agua.

2. Una solución innovadora para la congestión vehicular

Las señales de tráfico inteligentes pueden ajustar su tiempo, para adaptarse a los trayectos según la temporada y mantener a los automóviles en movimiento. Las intendencias o gobernaciones regionales pueden recopilar y agregar datos de cámaras de tráfico, celulares, vehículos y sensores de carreteras para monitorear accidentes o disturbios en el tráfico en tiempo real. Los conductores pueden ser alertados de accidentes y dirigidos a rutas que están menos congestionadas. Las posibilidades son infinitas.

3.Transporte público más confiable

El transporte público se interrumpe siempre que haya cierres de carreteras, mal tiempo o fallas en los equipos. El IoT puede brindar a las autoridades de tránsito la información en tiempo real que necesitan para implementar planes de contingencia, asegurando que los residentes siempre tengan acceso a un transporte público seguro, confiable y eficiente. Esto se puede hacer usando información de cámaras o dispositivos conectados en paradas de locomoción colectiva u otras áreas públicas.

4.Edificios energéticamente eficientes

La tecnología IoT facilita que los edificios con infraestructura antigua ahorren energía y mejoren su sostenibilidad. Los sistemas inteligentes de gestión de la energía de los edificios, por ejemplo, utilizan dispositivos IoT para conectar sistemas de calefacción, refrigeración, iluminación y seguridad contra incendios, a una aplicación de gestión central. La aplicación de gestión de energía luego resalta las áreas de alto uso y las desviaciones de energía para que la administración pueda corregirlas. Las investigaciones muestran que los edificios comerciales desperdician hasta un 30% de la energía que utilizan, por lo que los ahorros con un sistema de administración de energía inteligente en edificios pueden ser significativos. A medida que los edificios de la ciudad más inteligentes utilizan sistemas de gestión de energía, la ciudad será más sostenible en su conjunto.

5.Seguridad pública mejorada

Las ciudades inteligentes a menudo implementan sistemas de monitoreo de video para abordar los problemas de seguridad. El software de análisis de video ayuda a procesar las miles de horas de secuencias de video que produce cada cámara, reduciéndolas sólo a los hechos importantes. 

Los sistemas que utilizan la tecnología IoT convierten cada cámara conectada al sistema en un sensor. La inteligencia artificial, como el aprendizaje automático, completará el análisis y enviará secuencias de video a las personas que pueden reaccionar rápidamente para resolver problemas y mantener a los residentes seguros.

Las ciudades también están mejorando la seguridad pública, con iniciativas de iluminación inteligente que reemplazan las luces de calle tradicionales con infraestructura LED conectada. Las luces LED no sólo duran más y conservan la energía, sino que también brindan información sobre interrupciones en tiempo real. Los trabajadores de la ciudad pueden usar esa información para asegurar que las áreas importantes estén bien iluminadas, para así disuadir los delitos y hacer que la población se sienta más segura.