x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar

Abril 3, 2019

Nuevas tendencias disruptivas detrás de las empresas ágiles

Se componen de entornos de rápida evolución, tecnología, digitalización, democratización de la información y nuevos talentos.

“En la década de los 60, las compañías duraban en promedio 60 años, ahora sólo 15 temporadas. Hay que estar preparados para enfrentar el futuro”, señala Sophie Lindblom ex gerente de Spotify, lo que representa el nuevo escenario que enfrentan las empresas, donde los cambios en los modelos de negocio son impredecibles y ocurren de forma rápida e irreversible.

En una encuesta realizada por The Economist Intelligence Unit, el 90% de los altos ejecutivos entrevistados declaran que la agilidad organizacional es un factor crítico para el éxito de las empresas actuales. Ser ágiles les permite identificar las tendencias y tomar decisiones rápidas, antes que el resto de sus competidores.

Para Jaime Carril, agile coach en Walmart Chile, la agilidad se define como “prácticas y herramientas que están apalancadas en modelos mentales –o paradigmas- y valores. Por ejemplo, si todas las personas fueran ágiles, estaríamos frente a individuos que entienden el contexto en el que están insertos y cuentan con la capacidad de adaptarse a los constantes cambios, para cumplir con el o los propósitos de su empresa”.

Tendencias disruptivas que cambian el viejo paradigma de las empresas como máquinas

El paradigma de las organizaciones como máquinas, donde los silos funcionan como engranajes, no ha logrado adecuarse a un nuevo entorno, en que las innovaciones están a la orden del día, y ya nada es inmutable. Un modelo que hoy es exitoso puede que mañana no lo sea.

Las empresas deben estar mejorando constantemente, por lo que se está dando paso a un nuevo formato de trabajo que integra dinamismo, para enfrentar las disrupciones tecnológicas. McKinsey, consultora estratégica global, identifica las tendencias disruptivas que conforman el nuevo modelo de agilidad de las empresas del futuro, que presentamos a continuación:

Entorno de rápida evolución

Todos los que son parte de la compañía evolucionan rápidamente: clientes, socios y trabajadores. De acuerdo con el crecimiento se reestructuran las áreas y colaboradores, quienes demandan acciones y soluciones rápidamente.

Constante Introducción de tecnología disruptiva

Negocios e industrias están siendo renovadas o reemplazadas a través de la digitalización, los avances en biociencia, e innovaciones en el uso de nuevos modelos, y automatización. Como ejemplo tenemos aprendizaje automático, internet de las cosas, y robótica.

Descubre las nuevas soluciones tecnológicas,  que Entel tiene para las grandes empresas.

Acelerando la digitalización y democratización de la información.

El aumento del volumen y distribución de la información, requiere que las organizaciones rápidamente se comprometan con una comunicación multidireccional y colaboración compleja con los clientes, socios y colegas.

La guerra por el talento

A medida que las tareas basadas en conocimiento y el aprendizaje se vuelven más importantes, las organizaciones necesitan una propuesta de valor distintiva para adquirir, y retener, al mejor talento, que a menudo es más diverso.

Beneficios de la agilidad para las empresas

Al crear una cultura ágil, cada aspecto de desarrollo se revisa continuamente a lo largo del ciclo de trabajo, de modo que cuando un equipo se detiene y reevalúa la dirección de un proyecto cada dos semanas, siempre hay tiempo para cambiar de dirección.

“La agilidad es fundamental para tener un norte claro sobre cómo deben hacerse las cosas en un contexto complejo, volátil, poco certero y ambiguo, pues se obtienen mejores resultados que los provenientes de una dinámica de trabajo “tradicional”. Prueba de ello es que hoy las empresas que han logrado adoptar el concepto agilidad retienen a los mejores talentos y logran mayores resultados”, subraya Carril.

Por otro lado, el uso del enfoque ágil facilita el viaje de las empresas hacia la transformación digital, y la lleva a todas las áreas, más allá del departamento de informática. Proporciona un marco para el cambio, lo que permite a las organizaciones construir la próxima generación de experiencias digitales potentes.

Agilidad es un medio para desarrollar la transformación digital. Hoy más que nunca tratamos de reforzar a nuestros colaboradores que lo más importante es el propósito de la organización. La idea es ver cómo la agilidad aporta a esta, más que obligar a las personas a cambiar en pos de una filosofía. Nos provee una forma diferente de abordar problemas nuevos y cambiantes”, concluye Jaime.

¿Qué tendencia disruptiva necesita tu empresa?