Agosto 29, 2019

Smart Retail: tiendas tecnológicas que dominarán el futuro

Se espera que para el 2023 esta tendencia facture más de 38.510 millones de dólares, según la firma de análisis MarketsandMarkets.

Las infinitas posibilidades que nos brinda la tecnología han permitido que, en los últimos años y de forma vertiginosa, las tiendas convencionales de las cuales venimos acostumbrados estén pasando por una transformación digital en sus espacios, esto para cumplir con la demanda del mercado mundial que aumenta en sus estándares a medida que avanza la tecnología.

Hoy, las tiendas físicas se encuentran en plena revolución, dando el salto a lo digital y preparándose estructuralmente para el desafío de transformar sus espacios en tiendas interactivas que sean compatibles a la automatización y experiencia de compra multisensorial.

Asociadas igual al término Smart Retail, el futuro apunta a infraestructuras que combinen lo mejor de dos generaciones, lo análogo y digital. Estos nuevos espacios funcionarán con inteligencia artificial y tendrán habilitado los datos en línea de los clientes dentro de los establecimientos para ofrecer una experiencia de compra multicanal.

Se espera que en el futuro estas herramientas inteligentes ofrezcan un trato hiperpersonalizado al consumidor generando en consecuencia más ventas. No en vano, se estima que para entonces se han facturado unos 13.070 millones con proyecciones de hasta más de 38.510 millones de dólares para 2023, lo que significa una tasa anual compuesta del 24.12% durante los próximos cinco años a escala global, según la firma de análisis MarketsandMarkets.

En tal sentido, estas cifras sostienen que implementar soluciones tecnológicas para mejorar las expectativas del consumidor del futuro en definitiva mejorará su experiencia de compra respondiendo a sus intereses.

¿Qué tecnologías debería tener una tienda del futuro? 

En la competitiva carrera por conquistar el sector comercial, ofrecer más calidad, mejores precios y elevar la experiencia del consumidor se encuentra la delgada línea de sobresalir sin resultar invasivo para marcar la diferencia. En consecuencia, la innovación en las Smart Retail partirá de la implementación de aplicaciones que aporten valor en el proceso de compra, como, por ejemplo:

  • Sensores que detecten la aproximación de clientes a la tienda mediante sus smartphones, ofreciendo ofertas personalizadas incentivando entrar al local.
  • Etiquetas inteligentes que muestren la descripción del producto y tips de cómo usarlo.
  • Displays interactivos que faciliten al consumidor consultar stock de productos, promociones y tallas de ropa en el caso de vestimenta.
  • Dispositivos electrónicos en los probadores de ropa que permitan al consumidor visualizar la misma prenda en otros colores/estilos, dejar sugerencias en línea sobre el producto y poder comunicarse con el asistente de venta en caso de necesitar ayuda.
  • Tener en las tiendas contadores de visitantes en las entradas para recopilar el número de clientes y horarios con mayor afluencia.
  • Automatizar los sistemas para detectar los productos seleccionados por los clientes al salir de la tienda y se procese el cobro de este directamente de la cuenta bancaria predeterminada por el consumidor en su smartphone.

Además, no muy alejado de lo que se viene haciendo en otros sectores con la automatización, no se descarta que en el futuro se incluyan robots que atiendan los establecimientos y reciban a los clientes, sin dejar a un lado la opción de que los mismos consumidores puedan interactuar en la tienda a través de pantallas digitales para realizar los pagos.

¿Chile sinónimo de Smart Retail?

En estos nuevos espacios donde la tecnología toma mayor fuerza y convergen los teléfonos inteligentes, las tabletas, asistentes por voz y los wearables, Chile se encuentra en la transición de reestructuración en sus procesos, habilitando espacios que compitan con el mercado mundial y abriendo la posibilidad al consumidor de realizar compras omnicanal.

Nelson Letelier, analista de inteligencia de clientes en Cencosud, explica que la demanda de una mejor experiencia de compra está ganando espacio en la agenda de las empresas del sector,con el crecimiento de los equipos de Data Science, I + D, Analytics y Customer Insights, los retailers están generando estructuras que le permiten explotar de mejor forma su información y esto ha empujado a la industria a considerar el cambio a Smart Retail”.

En consecuencia, los retailers mantienen una relación más cercana con el consumidor ofreciendo información más oportuna y relevante acorde al comportamiento de compra, “hoy vemos más pantallas interactivas o pantallas con información dirigida en real time con las que se puede enriquecer la experiencia del cliente en los puntos de ventas, más opciones de autoatención, integración de pago con aplicaciones, entre otros”, dice Letelier.

En cuanto a innovación, Nelson agrega que la más relevante es la realidad aumentada e iBeacons, puesto que con la realidad aumentada se pueden exhibir más y mejores opciones al cliente a un menor costo, “Se entrega más información relevante y oportuna al comprador, facilita la interacción con los vendedores de la tienda e incluso le permite al retail tomar mejores decisiones y mediciones sobre el comportamiento de los clientes dentro de la tienda así como la existencia y ubicación del inventario”, asegura.

Sin embargo, a pesar de todo este esfuerzo de la transformación digital, la innovación no ha logrado ser integral en todos los sectores, “la gran mayoría de los retailers establecidos (grandes y pequeños) se está transformando y apuntando al Smart Retail, pero creo que la gran mayoría está adoptando estándares y soluciones ya existentes. En mi opinión, la innovación se está dando en mayor escala en emprendimientos”, cierra Letelier.