x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Video explicativo: ¿Qué es la Economía Circular?
Julio 31, 2017

Video explicativo: ¿Qué es la Economía Circular?

580

La Economía Circular es una de las tendencias que ha tomado fuerza en el mundo empresarial y Chile ya está dando importantes pasos en la materia. Influenciada, entre otros aspectos, por la consciencia ambiental, este concepto económico constituye una alternativa al modelo lineal de <<extraer, producir, consumir y botar>>, relacionándose directamente con la sostenibilidad. El objetivo principal es convertir bienes que están por concluir su vida útil en recursos para otros bienes, cerrando bucles en ecosistemas industriales, minimizando la generación de residuos y avanzando hacia una cultura del retorno y renovación.

Perspectiva nacional e internacional

Fundación Chile (F.Ch) es una de las instituciones que lidera el tema a nivel nacional, asesorando y apoyando a empresas. Entre sus proyectos cuentan la generación de sistemas de aguas grises para el regado de áreas verdes y tecnologías que encapsulan el mercurio para convertirlo en ladrillo.

Andrés Pesce, gerente de sustentabilidad de F.Ch, considera que “las empresas serán la fuerza impulsora de la transición hacia una Economía Circular”, explicando que el propósito es desacoplar el uso de recursos finitos del crecimiento económico, reconciliándolo con el respeto al medioambiente y la sociedad.

A nivel internacional, Europa considera la EC dentro de su estrategia “Europa 2020”, que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, creando incluso la Fundación para la Economía Circular. Asimismo, China está trabajando para alcanzar este tipo de economía desde 2002. Su más reciente plan gubernamental, legislado en 2016, tiene por objetivo modernizar la industria pesada, equilibrar la distribución de recursos entre el campo y la ciudad, impulsar la industria de tecnología ambiental, vida y cultura ecológica y mejorar la cooperación internacional en estos aspectos.

Tecnología como potenciador del cambio

La innovación tecnológica cumple un rol fundamental en este cambio de mentalidad, siendo un gran facilitador para su desarrollo. En las empresas, estas acciones pueden abarcar iniciativas simples, como cambio de papel a digital y traspaso de tienda física a ecommerce, hasta otras más de avanzada, como la implementación de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial, que son propulsores de la eficiencia.

La digitalización ha ayudado a visibilizar recursos, que antes no era posible vislumbrar. Por ejemplo, en Waze los activos subutilizados son las calles. La aplicación ha permitido hacer mejor uso de la ciudad, entregando nuevas opciones de ruta, mejorando así los viajes, disminuyendo los atochamientos, optimizando los tiempos y, por ende, bajando los niveles de contaminación.

Andrés Pesce de Fundación Chile cree que “la conjunción de tecnologías limpias, junto con el desarrollo de innovación están habilitando modelos de negocios que antes no eran viables. Diría que las tecnologías de información son dominantes, porque la Economía Circular es un negocio de data. Las TICs nos permiten coordinar de manera más eficiente, rápida y barata”.

Además, avances tecnológicos como herramientas de energías renovables -por ejemplo, paneles solares y turbinas eólicas- son aliados en la creación de ciclos de producción cerrados rompedores. Mientras que la robótica resulta efectiva en la gestión y manipulación de desechos reciclables; y los drones, en vigilancia y monitoreo de procesos.

Economía Circular en Chile

Ya es posible identificar avances. En 2016 se promulgó la Ley marco N°20.920, para la gestión de residuos, la responsabilidad extendida al productor y fomento al reciclaje, el primer gran paso hacia el cambio de mentalidad, que incluye a empresas y ciudadanos.

Pesce estima que “muchas compañías ven todavía los desafíos de sustentabilidad como un conjunto de restricciones que oprimen sus negocios; yo lo veo como un espacio de innovación y de creación de valor enormes (…) se trata de cambios de modelos de negocios, en la forma de relacionarte con tus consumidores, del desarrollo de tecnología de punta. Al final, también cambia la perspectiva de cómo la empresa se ve a sí misma”.

Asimismo, comenta que ser más sostenibles implica ser más productivos y, cuando una empresa logra replantearse exitosamente hacia la Economía Circular, eso se convierte en una ventaja competitiva en todos los mercados.

Entre los casos chilenos que destaca Fundación Chile se encuentran:

  • Resiter, empresa dedicada a la gestión de residuos industriales que, en 2011, implementó una planta para secar y moler las conchas de chorito, que se transforman en cal y se comercializan en el sur, con el objetivo de elevar el nivel de PH de los suelos para las siembras y cosechas.

  • Neptuno Pumps, que vende bombas para la gran minería, y ha adaptado sus capacidades para reducir, reutilizar y reciclar los residuos de sus clientes, a través de la remanufactura y el rediseño, así como reducir sus emisiones de C02 mediante soluciones de bombeo eficientes.
  • Triciclos, emprendimiento de reciclaje, que también se dedica a la educación de la población, y al fomento de la Economía Circular y sostenibilidad social.

En cuanto a grandes corporaciones, Unilever cuenta con una estrategia de cero residuos en sus plantas de producción; el grupo Plaza tiene un plan de reducción de impacto ambiental en sus centros comerciales; y Walmart, entiende que esta responsabilidad trasciende los límites de la empresa, creando una iniciativa que ayuda a sus proveedores a ser más sustentables con el impulso del Consorcio de la Sustentabilidad.

Hoy, aquellas organizaciones que se suman a la tendencia son innovadoras y ejemplos a seguir. Así, para quienes aún no consideran esta oportunidad, Pesce comenta que el proceso parte por “preguntarse cuál es el rol societario de la empresa -más allá de dar empleo y rentabilidad a los accionistas-, qué piensan mis trabajadores, qué opinan mis clientes. Se debe reflexionar en cómo se inserta en el contexto global de desafíos de sustentabilidad, y pensar si la forma de ver el negocio tiene sentido en el mundo de hoy”.

¿Cómo aporta tu compañía al desarrollo de una Economía Circular en Chile?

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail