x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Fernando Peirano: “Trabaja para tu negocio, no en tu negocio”
Abril 23, 2015

Fernando Peirano: “Trabaja para tu negocio, no en tu negocio”

2,809

Fue el llamado que hizo el coach de negocios, quien acotó que los dueños de microempresas y Pymes deben desligarse del día a día si quieren crecer.

“Las Pymes, a medida que son más chicas, más dependientes son del dueño”. La frase corresponde a Fernando Peirano, coach de negocios de Action Coach, quien añadió que la “falta de delegación” y “no soltar las actividades rutinarias de la empresa” son factores que impiden el crecimiento.

En el marco de la exposición “Pon a correr tu negocio generando más utilidades”, organizado por Núcleo Emprendedor, el ingeniero comercial enfatizó que para los dueños de negocios es muy difícil salir de su zona de comodidad, “porque no hay nadie que les cuestione sus decisiones”. Además, se dio el tiempo para hablar con Comunidad Empresas de Entel para entregar tips a quienes tengan una Pyme o microempresa:

¿Cuál es la verdadera función del dueño de una MiPyme?

Su pega es hacer crecer el negocio. Y para ello debe despreocuparse del día a día y delegarlo para tener tiempo en pensar cómo ser más grande. Las decisiones de futuro son indelegables, son responsabilidad absoluta del dueño y tienen que ver con sus intereses. Si no dedicas tiempo a planificar en tu negocio, nadie lo hará por ti; eso es algo que no puedes delegar.

¿Qué falta para que los microempresarios puedan preocuparse de sus tareas?

Deben ver un beneficio asociado, un valor económico. Por ejemplo, hay que traducir cuánto vale una hora al día para ellos, que se traducen en 5 semanales y 20 mensuales. En ese tiempo, preguntarles cuántos clientes pueden lograr y, sabiendo eso, más cuánto vale un cliente para ellos, entonces tienen la equivalencia en números de su tiempo. Si no saben esto gráficamente, no se ven motivados a cambiar.

Entonces, ¿cuál sería el llamado?

Trabajar para el negocio y no en el negocio. Cuando llegas a ese concepto, dices “ah, logré avanzar, porque incorporé dos clientes más, entré a un nuevo segmento de mercado, etc.”. Eso es crecimiento. Hay que atreverse, porque el único fracaso está en no intentar hacer las cosas.

¡Comparte estos consejos con otros negocios! 😉