x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Define objetivos inteligentes utilizando el Modelo SMART

Define objetivos inteligentes utilizando el Modelo SMART

Definir objetivos es tan importante como que sean realistas y alcanzables para las empresas, ya que de lo contrario nuestras estrategias pueden parecer ineficaces, con la desmotivación que esto conlleva. El modelo SMART permite definir objetivos de una forma inteligente, que encajen con nuestra realidad y que favorezcan de forma positiva al crecimiento de la empresa. ¿Quieres saber cómo funciona esta metodología y cómo puedes aplicarla? Pues en este artículo te lo explicamos. 

 

Los indicadores claves de desempeño que permitirán hacer crecer tu negocio
 

¿Qué son los objetivos SMART?

Los objetivos SMART o inteligentes son aquellos que se definen utilizando los 5 criterios que vienen marcados por las letras de este modelo de definición de metas: 

  • Specifics (específicos) 
  • Mesurables (medibles)
  • Achievable (alcanzables) 
  • Relevants (Relevantes) 
  • Timely (a tiempo). 

Si seguimos estos criterios, definir objetivos realistas y eficaces es mucho más sencillo. Las empresas que utilizan el modelo SMART tienen claro cuáles son sus objetivos, qué deben hacer para alcanzarlos y cuánto tiempo tienen para hacerlo. De esta forma, los equipos de trabajo pueden remar todos hacia el mismo sitio con una meta clara y una alta motivación para alcanzarla. 

Más adelante te contamos en detalle qué significa cada criterio para entenderlo a cabalidad.

 

¿Para qué sirve el método SMART?

Definir objetivos inteligentes utilizando el modelo SMART aporta una serie de increíbles ventajas. Es una metodología que se puede utilizar en cualquier área de negocio e incluso en el ámbito personal, con el objetivo de tener una visión clara de lo que queremos conseguir y cómo podemos hacerlo, puesto que marcarse objetivos irrealistas no lleva a ningún sitio. Algunas de las ventajas más evidentes son:

  • Clarividencia: los objetivos que deben alcanzarse están sumamente claros, todo el mundo sabe cuáles son y qué se debe hacer para alcanzarlos.
  • Foco: el modelo SMART proporciona unos objetivos fijos y realistas que se pueden cumplir si nos enfocamos en ello, aprovechando los recursos al máximo y sin distracciones.
  • Planificación: al estar limitados en el tiempo, la planificación, anticipación y verificación de objetivos resulta sencilla y obvia. Así es más fácil planificarse adecuadamente. 
  • Control: al conocer a la perfección los objetivos que se persiguen, podemos distribuir de la mejor forma los recursos humanos, físicos y financieros, generando ahorro y controlando tus presupuestos.
  • Rendimiento: el rendimiento de toda la plantilla aumenta debido a que cada empleado conoce qué debe hacer en cada momento para alcanzar los objetivos marcados. 
  • Tiempo: sin una buena planificación la pérdida de tiempo en cada paso que se da es bastante amplia. En el modelo SMART todo queda bien definido y limitado en el tiempo, lo que permite gestionar de la mejor manera este recurso tan valioso para las empresas.
  • Rentabilidad: tener unos objetivos claros y concisos permite obtener una mayor rentabilidad de las acciones que se realizan y permite crecer a la empresa de forma paulatina.

 

Cómo definir objetivos SMART

Podemos definir objetivos SMART en todas las áreas de nuestro negocio, incluso basar todas nuestras decisiones en torno a esta metodología inteligente. Aplicarla es tan sencillo como recordar el significado de cada letra de este acrónimo. Para que puedas entenderlo mejor, te explicamos de manera sencilla en qué consiste cada uno de estos criterios con un ejemplo: 

  • eSpecífico: se trata de definir objetivos realistas y específicos, evitando caer en generalidades como “aumentar mis ventas”. Cuanto más detallado y específico sea el objetivo que nos marcamos, más sencillo será construir la estrategia para lograrlo. Ejemplo: aumentar las ventas de ordenadores portátiles un 30%.
  • Medible: disponer de indicadores que nos permitan medir lo que hacemos es muy importante en cualquier estrategia empresarial. De esta forma es más sencillo visualizar si se está cumpliendo con las metas marcadas. Ej: un 30% de 100 a 130 ordenadores portátiles vendidos.
  • Alcanzable: antes de marcarnos nuestro objetivo debemos pensar en los recursos que tenemos, así podremos marcarnos metas más realistas y alcanzables. De nada sirve marcarse objetivos que no se pueden alcanzar, puesto que solo crean frustración y desmotivación. Imagina querer aumentar las ventas un 100% pero no podemos gastar más en publicidad o nuestro stock es limitado, sería algo bastante irrealista e inalcanzable. Un objetivo más alcanzable sería aumentar el gasto en Ads un 40%, por ejemplo.
  • Relevante: nuestros objetivos deben ser lo más relevantes posibles, de poco sirve marcarse metas que no nos van a aportar beneficios o que sean poco gratificantes para nuestra estrategia global. Ej: enfocarnos en aumentar la rentabilidad.
  • a Tiempo: si lo que hacemos no tiene una fecha límite, los esfuerzos para alcanzarlos suelen diluirse en el camino. Es importante marcarse un plazo acorde con los otros criterios, algo que resulte factible de conseguir. Ej: en un mes.

Siguiendo el ejemplo, el objetivo SMART de nuestra empresa sería el siguiente: “Aumentar las ventas de ordenadores portátiles un 30% en un mes, aumentando el gasto en Ads un 40% para aumentar la facturación y la rentabilidad”

¿Ves qué sencillo es definir objetivos inteligentes y lo útil que puede llegar a ser? Te invitamos a que pongas en práctica la metodología SMART para definir tus objetivos de una manera clara y concisa, estamos seguros de que te servirá para seguir creciendo y ponerte cada vez objetivos más ambiciosos.

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x