x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
¿Cómo hacer un plan de mejora continua para tu empresa?

¿Cómo hacer un plan de mejora continua para tu empresa?

Solo hay una forma de mejorar el funcionamiento de una empresa de forma constante, y esa es construyendo una estrategia detallada. Un plan de mejora continua o plan de mejora de procesos es una herramienta que permite establecer todo lo que debe hacer una empresa para evolucionar y optimizar su método de producción y su rendimiento

Un plan de mejora continua permite identificar y analizar los procesos de una empresa con el objetivo de optimizarlos y obtener mejores resultados. Forma parte de la gestión de proyectos y tiene como objetivo eliminar cuellos de botella, reforzar puntos débiles o reducir el tiempo y los recursos utilizados. En definitiva, se trata de un documento que permite a las empresas crecer de una forma estratégica de manera continuada. 

 

Los indicadores claves de desempeño que permitirán hacer crecer tu negocio
 

¿Por qué es tan importante disponer de un plan de mejora? 

 

Optimizar procesos es la única manera de obtener clientes más satisfechos, por lo tanto, un plan de mejora está enfocado en conseguir un mejor producto para satisfacer las necesidades de los clientes, así como ofrecer una mejor experiencia de compra.

Es una herramienta que permite a las empresas seguir innovando continuamente, con todo lo que ello conlleva. Sin un plan de mejora continua, los problemas aparecerán más a menudo y se resolverán de una forma más ineficiente. Sin embargo, si elaboramos un plan de mejora podremos: 

 

  • Minimizar el tiempo de producción
  • Mejorar la eficiencia y la productividad
  • Ofrecer un producto o servicio de mayor calidad
  • Optimizar los recursos disponibles
  • Cumplir con los estándares y normativas de calidad
  • Reducir los errores a su mínima expresión

 

Además de todos estos beneficios, un plan de mejora también permite disponer de empleados más comprometidos, pues todos sabrán cuáles son sus tareas de antemano. Esto dará lugar a una mayor eficiencia, una mejor comunicación y la oportunidad de que la innovación aparezca, ya que se conoce perfectamente todos los detalles de nuestros procesos. Finalmente, el mayor beneficiado será el cliente, que tendrá a su disposición un producto final excelente, que unido a una buena atención, hará que nuestra marca aumente de valor.

 

Cómo elaborar un plan de mejora 

 

Elaborar un plan de mejora no debería suponer un gran problema para las empresas, pues todas conocen  a la perfección su negocio y sus productos. Lo único que hay que hacer es plasmar todo este conocimiento en un documento, de esta forma todo estará más ordenado, se podrá consultar cuando sea necesario y se podrán realizar revisiones regulares del mismo. Los pasos para elaborar un plan de mejora son: 

 

  1. Mapear: lo primero que deberás hacer es realizar un mapa para conocer cómo tu producto pasa desde el punto de origen hasta el punto final, cuanto más detallado, mejor. 
  2. Analizar: una vez sepas con todo detalle cómo se confecciona tu producto, deberás analizar cada paso, con el objetivo de encontrar errores o puntos de mejora.
  3. Objetivos: el plan de mejora continua funciona de forma cíclica, así que en cada uno de los ciclos deberás marcar los objetivos de mejora que quieres alcanzar. Es importante ser específico y que los resultados sean medibles para poder compararlos.
  4. Rediseñar: detectado los errores y los puntos de mejora, será momento de rediseñarlos con el objetivo de solucionarlos o darles un nuevo enfoque. El trabajo colaborativo puede mejorar este proceso.
  5. Ejecutar: comunica los cambios que se van a realizar a tu equipo y ponlos en marcha. Antes de implementar cualquier cambio recuerda medir el riesgo y realizar algunas pruebas si es necesario. También deberás determinar un periodo de tiempo prudente antes de comprobar si las nuevas medidas funcionan. 
  6. Evaluar: el último paso del plan de mejora es evaluar y comparar los resultados obtenidos. ¿Se han cumplido los objetivos? ¿Han aparecido otros problemas? ¿Existen áreas de mejora? Con los indicadores en la mano podrás responder estas y otras preguntas. 
  7. Volver a empezar: tal y como indica su nombre, un plan de mejora continua nunca finaliza del todo, pues el objetivo es seguir optimizando e innovando en los procesos para obtener cada vez mejores resultados. 

 

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x