x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Consejos para protegerse de gripes y resfríos en el trabajo
Mayo 5, 2017

Consejos para protegerse de gripes y resfríos en el trabajo

2,572

En estos días con cambios de temperatura, sigue los consejos de la Mutual de Seguridad para cuidar tu salud y la de los colabores de tu empresa.

Por Mutual de Seguridad

El frío de otoño es sinónimo de una mayor incidencia de virus respiratorios, causantes de resfríos y gripes, que la mayoría de la población sufre a causa de los constantes cambios de temperatura.

Estos accidentes climáticos afectan nuestro organismo cuando las defensas son más vulnerables, lo que sin un cuidado adecuado puede derivar en faringitis, laringitis, bronquitis y otras enfermedades.

Para no estar desprevenido, el director de la Unidad de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, doctor Christian Vuskovic, recomienda seguir las siguientes claves:

1. Vacunarse

Vacunarse contra la influenza es una buena medida de prevención, bastante eficaz para evitar las complicaciones; sobre todo, si se trata de los grupos de mayor riesgo, como niños (entre 6 meses a 2 años) y ancianos. Además, se deben vacunar todas personas con enfermedades crónicas y aquellos que así lo desean.

2. Abrigarse

Los enfriamientos favorecen las infecciones virales y la aparición de síntomas relacionados, por lo que lo ideal es tomar resguardos a la hora de vestirse si vas a exponerte al frío. Las zonas de mayor pérdida de calor son la cabeza, el cuello, el tronco y las plantas de los pies. Intenta mantenerlas abrigadas.

Es ideal usar varias capas de ropa para ir retirándolas durante el día, y así evitar la transpiración. Además, si hay lluvia es importante que la ropa permanezca seca, especialmente las que tienen contacto directo con la piel. Si se humedecen o se mojan, hay que cambiarlas lo antes posible, para evitar perder calor y enfriarse.

3. Limpieza y ventilación

Una de las vías por la cual se disemina el resfrío es el aire. Por lo tanto, en esta época es muy importante mantener limpios los ambientes, existan o no personas enfermas cerca. Lo ideal es ventilar los espacios, dejando entrar luz solar y rociando con aerosol desinfectante cuando se pueda.

Según estimaciones, un 80% de los gérmenes de la gripe están instalados en el hogar, por lo que se recomienda un programa de higiene personal que incluya desinfectar (idealmente con cloro) diversas áreas y artefactos comunes en la casa, como picaportes, controles remotos, puertas de refrigeradores, baños, entre otros.

4. Contacto directo

No obstante, otras de las vías más comunes de transmisión de resfríos y gripes es el contacto directo, como saludar con la mano a alguien que se ha sonado previamente la nariz o que ha tosido. Por lo mismo, evite el contacto cercano con personas con tos y secreciones nasales.

En la misma línea, al toser cúbrase con las mangas o puños y no con las manos.

Lavado de manos: en relación con lo anterior, si tuvo contacto con alguien resfriado, o usted mismo lo está, lo ideal es lavarse las manos cuando pueda y portar siempre alcohol gel.

Sobre las toallas y pañuelos, idealmente desechables: no comparta efectos de uso personal, como toallas, pañuelos u otros objetos que puedan facilitar el contagio. Además, si usted está enfermo, prefiera elementos de higiene desechables.

5. Alimentación calórica y con vitamina C

Consumir probióticos es una buena forma de cuidarnos y prevenir los contagios, ya que aumentan nuestras defensas generando que nuestro organismo sea más fuerte frente a los virus.

Lo recomendable, también, es fortalecer nuestras defensas con dosis altas de vitaminas, particularmente Vitamina C, ingiriendo frutas que la contengan, jugos naturales, o bien, suplementos. La miel -o sus derivados, como la jalea real- puede ayudar a proteger, y aliviar dolores de garganta en fase inicial y la irritación.

6. Ojo con el cigarro y el alcohol

Si se encuentra enfermo, lo recomendable es evitar el cigarro o, por lo menos, reducir su consumo, ya que este hecho puede agravar los síntomas.

El tabaquismo y el consumo de alcohol en exceso durante una enfermedad respiratoria -en combinación con el frío- reduce los mecanismos naturales de defensa de las vías respiratorias.

7. Evitar automedicarse e ir al médico

En casos de presentar síntomas más avanzados -como fiebre alta, escalofríos, obstrucción o secreción faríngea-, es conveniente consultar a su médico, pues podría requerir antibióticos. A no ser que sólo necesite antigripales, no se auto medique.

¡Protégete en otoño! Comparte estos consejos de la Mutual de Seguridad con tu equipo de trabajo.

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail