x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar

Julio 17, 2017

Oferta y demanda: claves para ajustar los precios de tus productos

¿Cuándo subir o bajar los valores? Este modelo económico básico te ayudará a calcular y crear estrategias para mantener un negocio competitivo.

Al instalar tu negocio, notarás que hay ciertos productos más exitosos que otros; por lo que, tal vez, ya es tiempo de ajustar los precios. Sin embargo, esta decisión no debe ser antojadiza, sino que va con una estrategia que te ayudará a calcular cuándo subir o bajar los valores. Esto, porque el precio es el principal determinante en la decisión del cliente.

Por eso existe la “Ley de Oferta y Demanda”, el principio básico de una economía de mercado que te ayudará a entender y calcular cómo deben ser los valores. Ahora bien, hay quienes lo critican y sienten que es perfectible, pero se acepta como un modelo general y simple.

¿Cómo funciona?

La Ley de Oferta y Demanda es un modelo económico, que tiene por objetivo determinar los precios de mercado de los bienes. Éste se utiliza, además, para explicar una gran variedad de fenómenos y procesos, tanto macro como microeconómicos.

En su versión más sencilla, se basa en la relación entre el valor de un bien (tu producto o servicio) y las ventas del mismo. Así, según el precio que haya en el mercado, los oferentes (tu negocio, por ejemplo) estarán dispuestos a fabricar un número determinado de ese bien. Asimismo, los demandantes (los clientes, compradores) estarán dispuestos a comprar determinado número de ese bien. Estos son algunos conceptos básicos:

  • Punto de equilibrio: se da cuando los demandantes están dispuestos a comprar las mismas unidades que los oferentes quieren fabricar, por el mismo precio.
  • Exceso de oferta: es cuando la cantidad ofrecida supera la cantidad demandada; por lo tanto, los oferentes bajan sus precios para aumentar las ventas.
  • Exceso de demanda: ocurre cuando hay escasez de productos, es decir, la cantidad demandada es mayor que la cantidad ofrecida. Así, los oferentes aumentan el precio, dado que hay muchos compradores para pocas unidades del bien.

De esta forma, la oferta es directamente proporcional al precio; cuanto más alto sea, más unidades se ofrecerán a la venta. Por el contrario, la demanda es inversamente proporcional al precio; cuanto más alto sea, menos demandarán los consumidores. Por tanto, la oferta y la demanda hacen variar el precio del producto.

¿Cómo ajustar y fijar los precios?

Si al ajustar tus valores te basas en la Ley de Oferta y Demanda, debes tener en cuenta que rebajar los precios atraerá más consumidores, y deberían aumentar las ventas. Sin embargo, hay casos en donde, estudiando el mercado, puedes subir los precios, considerando que la ganancia será mayor incluso si disminuyen las ventas.

Además de ese modelo económico, hay otras formas populares que ayudan a dar una idea del valor que debes poner a tus bienes:

  • Basado en los costos: en este no se tiene en cuenta la demanda, sino que la empresa añade al costo del producto un determinado margen de beneficio. Es simple, y no requiere de conocimiento del mercado. En este caso, el margen cambia de acuerdo con las necesidades del negocio. Por ejemplo, si hay alta oferta, se baja el margen de ganancia, de forma que disminuyan los precios.
  • Basado en la competencia: siempre es útil conocer los precios de los otros negocios. Sabiendo eso, puedes fijar un precio similar.

Estrategia de precios

Si estás comenzando con tu negocio, abriendo una nueva tienda o lanzando un producto al mercado, es bueno tener un plan para fijar el precio más conveniente. En Comunidad Entel Empresas te proponemos dos:

  1. Precios máximos: la idea es partir con valores altos, de forma que se perciba como un producto exclusivo. Lo relevante es que, pasado un tiempo, se puede rebajar el precio para llegar a un público más masivo.
  2. Precios de penetración: es el caso contrario al primero. En éste se presenta un producto en el mercado a un precio más bajo que el de la competencia. Una vez que se consigue al público objetivo, se sube el valor hasta equipararlo.

¿Cómo determinas si es necesario ajustar los precios de tu negocio? Comenta tu experiencia registrándote en Comunidad Empresas.