Julio 5, 2016

Cómo valorizar mi negocio

Conoce los métodos más eficientes para calcular el valor monetario de tu microempresa.

La valorización es el proceso por el cual se cuantifican los elementos actuales que son parte del patrimonio del negocio, para saber qué tan competitivo es en el mercado y qué estimación de ganancias puede generar a futuro.

No existe sólo una forma de calcular cuánto vale un negocio, pero sí es necesario saber que para todas hay que tener cierta noción de contabilidad y finanzas. De todas maneras, conociendo el significado de activo (el conjunto de bienes, derechos y otros recursos tangibles o intangibles de un negocio que puede traerle beneficios económicos) y de pasivo (deudas que debe pagar el negocio) ya podrías alcanzar una referencia.

¿Para qué me sirve la valorización?

Básicamente, la idea de la valorización es para que sepas cuánto dinero vale tu negocio. Y ese dato puede servirte para pedir un préstamo, buscar un socio o, incluso, vender tu microempresa si quisieras.

Así, entre las opciones de utilidad, la valorización te puede servir para:

  • Búsqueda de financiamiento
  • Capitalización del negocio
  • Fusiones
  • Herencias
  • Valoraciones fiscales y patrimoniales
  • Compraventa de acciones

Alex Parnás, emprendedor Endeavor y profesor del Curso CLIC 5: “Cómo administrar de forma eficiente las finanzas en mi negocio” explica que, sin importar el momento por el que está pasando el negocio, “es importante hacer el ejercicio, y es clave usar la herramienta que le dé más valor”, pensando en que hay varios métodos para lograr una valorización.

¿De qué manera puedo valorizar mi negocio?

No existe sólo un método, pero sí cuatro que son los más utilizados:

1. Método de Múltiplos: De acuerdo a Parnás, este es el más fácil y tiene que ver con el ebitda del negocio (acrónimo de Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization, es decir, las ganancias o la utilidad de un negocio, sin tener en cuenta los gastos financieros, impuestos y demás gastos contables que no implican salida de dinero en efectivo, como las depreciaciones y las amortizaciones). “Dependiendo de cada industria, la valorización puede ser cinco, seis e incluso diez o doce veces ebitda”, cuenta el profesor Endeavor. Pero, aclara que “este tipo de valorización se puede hacer en caso de empresas que tengan historial de varios años, si no hay utilidad de partida no se puede valorar en múltiplos de ebitda, porque daría un valor negativo”.

Se realiza tomando los resultados del año anterior y del presente. Así se calcula lo que se podría tener en el siguiente, en base a esto se multiplica por un número entre 3 y 7.

2. Método por descuento del flujo de caja: Tiende a ser el más sencillo de calcular, ya que consiste en analizar la capacidad del negocio de generar flujos de caja libres (que es la cantidad de dinero disponible para cubrir deuda o repartir dividendos, después de deducir pagos a proveedores y compras de activo fijo como maquinaria).

Consiste en expresar a valores presentes, los flujos futuros generados durante el tiempo de valuación (normalmente unos 5 años), considerando el costo de oportunidad o tasa de descuento. Se utiliza especialmente en Pymes.

3. Método por comparación: Consiste en valorar un negocio tomando como referencia operaciones cerradas de empresas con características similares en el sector. Básicamente, es la valoración de un negocio mediante el precio conocido de otras empresas comparables. Es un poco más complicado, porque se debe conocer el mercado y los valores de la competencia, como las ganancias y activos que poseen.

4. El método patrimonial (o de valor de activos ajustados): Se hace la valoración del negocio a partir de los bienes tangibles del negocio. No tiene en cuenta los intangibles ni nada más que el momento. Básicamente, significa contar cuánto posee la empresa para calcular el precio de ésta.

Y tú ¿cómo calculas el valor de tu negocio? Regístrate en Comunidad Empresas y comenta tu experiencia.