Hotel, restaurant, spa y naturaleza. Conoce el emprendimiento de este matrimonio que apostó por instalar su propio centro de eventos.

Éxito de la Pyme

Buenos comentarios de los clientes y recomendaciones positivas por su exquisita comida y buena atención. Esa es la receta que señala Susana Estay (50) para explicar el éxito de Los Naranjos de Mallarauco. Este centro de eventos, con hotel y restaurant, es atendido junto a su esposo Christophe Moreau (57) y ofrece una variada oferta de entretención en medio de la belleza y tranquilidad de un bosque de pomelos y naranjos, apenas a una hora de Santiago.

“Una de las principales ventajas es que los clientes son atendidos por sus propios dueños. A esto hay que sumarle que la comida, tanto para eventos como para restaurant, es de un excelente nivel. Tenemos muy buenos comentarios en sitios culinarios, por ejemplo, TripAdvisor y Booking”, señala Susana, agregando que la naturaleza también es un factor relevante. “En nuestro refugio escondido pueden rodearse con especies originales de la cordillera de la costa, liberar estrés y recuperar energía”, cuenta.

“La conectividad que nos da Entel Empresas es clave para nuestro negocio, ya que a través de ella realizamos cotizaciones, consultas y reservas para el hotel. Para nuestros clientes es un aspecto fundamental a la hora de elegirnos, porque buscan estar siempre conectados e interactuando a través de redes sociales”.

Su historia

Christophe Moreau y Susana Estay, chef e ingeniera en alimentos, respectivamente, son un matrimonio con un vasto recorrido en el rubro de los restaurantes y hoteles, que mezclaron lo mejor de su experiencia para emprender. Christophe, francés, pasó por diversas cocinas de Buenos Aires y estuvo a cargo de la de la embajada francesa en Uruguay. También tuvo cargos gerenciales en Sodexo y en un hotel 5 estrellas de la cadena Oro Verde en Ecuador, donde estuvo casi 10 años. Susana, en tanto, siempre estuvo ligada al área de aseguramiento de calidad y gestión del medio ambiente.

“Luego de tantos años viviendo fuera de nuestros países, comenzamos a buscar alternativas con la finalidad de independizarnos. Chile fue la primera opción por la estabilidad económica para iniciar un negocio propio y encontramos este bello lugar donde podemos ofrecer nuestra amplia experiencia y brindar un servicio acogedor y esmerado a nuestros clientes”.

Susana Estay invita a vivir la experiencia de Los Naranjos de Mallarauco: “En nuestro refugio escondido pueden rodearse con especies originales de la cordillera de la costa, liberar estrés y recuperar energías”.

¿Cómo lo hizo?

“Para comenzar el proyecto tuvimos que vender un pequeño terreno que teníamos en San Vicente de Naltahua”, relata Susana, explicando que el inicio fue una época bastante complicada, debido a los gastos y la gran inversión realizada en la cocina y en las habitaciones del hotel. “Nuestras ventas no eran suficientes para mantener un flujo de caja estable”, recuerda.

Como en tantos proyectos, Christophe y Susana tuvieron que perseverar y dar tiempo para que su emprendimiento tomara ritmo. Según ella cuenta, la paciencia ha dado frutos y de a poco se han ido posicionando en el mercado y conseguido reconocimiento a través de la vitrina de las redes sociales. “Tenemos buenas ventas en la temporada alta, con los eventos, la hotelería y el restaurant”, indica Susana, recalcando que para la temporada baja han aprendido a hacer promociones y descuentos para atraer a los clientes que no les gusta salir en esa época, potenciando su carta de invierno, habitaciones calefaccionadas y su salón con chimenea.

 

Proyecciones

Con este emprendimiento, el principal objetivo de Christophe y Susana es “lograr ser el centro de eventos número uno del país y ser reconocidos por la excelencia en alimentación y servicio de hotelería”.

Hoy, con poco más de tres años funcionando, Los Naranjos de Mallarauco cuenta un centro de eventos para cerca de 400 personas, servicio de hotelería con 12 habitaciones y su restaurant Bisou (que significa beso en francés), dedicado a la gastronomía chilena gourmet. A esto se le suman sus actividades de entretención, como trekking, paseo en bote por su laguna artificial, juegos, canchas de baby fútbol y volleyball, además de paseos ecológicos y servicios de spa con sauna, piscina temperada y masajes de relajación. ¡Un perfecto panorama para disfrutar unos días de descanso!

Leer más
ver todas las #historiaspyme_