x

Para completar la descarga, llena los siguientes datos

Acepto recibir noticias y novedades de la Comunidad Empresas

Descargar ahora

Tu descarga ha sido exitosa.
¡Disfruta tu Ebook!

¡Ups! Creo que hubo un error al momento de descargar tu Ebook.

x

Ingresa tus datos para descargar el material

Descargar
Pausas activas: ejercicios para mejorar tu salud laboral fácilmente

Pausas activas: ejercicios para mejorar tu salud laboral fácilmente

Por naturaleza, el cuerpo humano está acostumbrado a la actividad física de una forma u otra: caza, pesca, agricultura, etc. Sin embargo, en las últimas décadas los trabajos de oficina han aumentado la inactividad física y con ello, los riesgos para la salud. Las pausas activas pretenden poner solución al sedentarismo de este tipo de trabajo.

 

¿Qué son las pausas activas?

 

El sedentarismo es sin duda uno de los grandes enemigos de las personas que trabajan sentados frente a un computador. Las pausas activas son un conjunto de ejercicios de estiramiento y reactivación del flujo sanguíneo que forman parte de la prevención de riesgos laborales, y que han sido recomendados por muchos expertos para tratar de evitar los grandes riesgos que conlleva la inactividad física.

 

¿Quieres mejorar la calidad del teletrabajo en tu negocio?
 

Se trata de aprovechar esos breves descansos que hacemos todos en el trabajo para realizar una serie de técnicas y ejercicios sencillos, con el objetivo de reactivar el cuerpo y la musculatura. Las pausas activas han demostrado ser de gran ayuda para reducir el estrés y la fatiga laboral, aumentar la energía y prevenir los trastornos óseos y musculares producidos habitualmente por el estilo de vida que conlleva los trabajos de oficina.

El objetivo de las pausas activas es ejercitar las distintas partes del cuerpo que suelen sufrir más durante la jornada laboral: manos, piernas, lumbares, cervicales, cuello e incluso los ojos. Los ejercicios que hay que realizar no llevan más de 10 minutos y deben hacerse al menos cada 2 horas si queremos lograr resultados. 

 

¿Por qué es importante activarse en el trabajo?

 

El ritmo de vida que llevamos apenas nos deja tiempo para ejercitarnos una vez terminada la jornada laboral, y si a eso le sumamos el cansancio acumulado, la tarea de hacer ejercicio físico regularmente muchas veces se va aplazando eternamente. Este estilo de vida sedentario conlleva grandes riesgos de padecer problemas cardiovasculares, siendo esta la mayor preocupación de los expertos en medicina laboral.

Además, como el cuerpo humano está preparado para estar activo, las consecuencias no tardan en llegar cuando no le damos lo que necesita. No solo se pueden sufrir enfermedades graves como obesidad, diabetes o distintas enfermedades cardiacas, sino que también pueden suponer una baja del rendimiento y la energía, aumento del estrés, falta de concentración y fatiga muscular.

Para combatir todos estos problemas de salud, muchas empresas ya están elaborando planes de ejercicios de pausas activas como parte de la prevención de riesgos, ya que gran parte de las bajas laborales se deben a este estilo de vida tan sedentario, y que tarde o temprano, acaba pasando factura.

 

Ejercicios para practicar la pausa activa

 

Practicar ejercicios de pausa activa es realmente sencillo y no necesita de ningún conocimiento o habilidad específica, tan solo un poco de dedicación diaria y ganas de mejorar la salud laboral. Para que tú y tus compañeros empiecen a practicar pausas activas, a continuación podrás encontrar algunos ejercicios que puedes poner en práctica desde ahora en adelante:

 

  • Gira lentamente la cabeza hacia la izquierda, mantén esta posición durante 5 segundos y vuelve al centro. Haz lo mismo moviendo la cabeza hacia la derecha. 
  • Lleva tu mano derecha a tu oreja izquierda y empuja levemente hacia abajo a la vez que inclinas la cabeza hacia la derecha. Repite lo mismo a la inversa. Mantener 5 segundos. 
  • Encogerse de hombros haciendo el típico gesto de “no lo se ́” y mantenlo durante 10 segundos. 
  • Ponte de pie, lleva las manos a tu cintura, estira tu espalda y hombros hacia atrás. Sostén esta posición 10 segundos. 
  • Estando de pie lleva tus manos en dirección hacia tus pies sin doblar las rodillas, intentando tocarlos y llegando lo más lejos posible durante 5 segundos.
  • Realiza movimientos circulares en tus tobillos y muñecas, 5 veces hacia cada lado. 
  • Con tu mano izquierda agarra tu codo derecho y ejerce fuerza para estirarlo hacia adentro durante 5 segundos. Repite lo mismo con el otro brazo. 

 

*Todos estos ejercicios deben repetirse 3 veces en cada pausa activa

Estos son solo algunos ejercicios de pausa activa que puedes realizar cada una o dos horas durante tu jornada laboral, pero hay muchos más disponibles que puedes poner en práctica. Sin duda alguna empezarás a notar efectos en poco tiempo y estarás mejorando la salud con muy poco esfuerzo. ¡Anímate a probar!

New call-to-action

Suscríbete y recibe las tendencias en tu e-mail

x